C贸mo entrenar a un perro de rescate en siete pasos – entrenar

Elija la jaula adecuada

Contents hide

Antes de empezar con el adiestramiento en jaulas, asegúrese de que la jaula es adecuada para su perro. El tamaño de la jaula debe ajustarse perfectamente a su mascota, así que mida primero a su perro. Debe dejar espacio suficiente para que su perro pueda ponerse de pie y darse la vuelta en su jaula. Si su perro aún es joven y está creciendo, adquiera una jaula que sea lo suficientemente grande para la versión adulta.

Introducir la jaula

Es fundamental que su perro se familiarice con la jaula. Coloque la jaula en el salón o en otra habitación en la que pase mucho tiempo. Deje la puerta abierta para que su perro pueda entrar y explorar a su ritmo. Algunos perros empiezan a dormir en la jaula enseguida, pero muchos necesitan más tiempo para acostumbrarse.

Si Rufus no empieza a explorar la jaula por sí mismo, acércalo a la jaula y háblale suavemente, con voz tranquila. Asegúrate de que la puerta de la jaula está abierta y asegurada, para que no golpee a tu perro accidentalmente.

Que sea cómodo

Pon algo de ropa de cama en la jaula, como una toalla o una manta, o elige una bonita cama para tu perro si puedes permitírtela. Si Rufus se siente cómodo dentro, estará más dispuesto a pasar tiempo en su nuevo espacio. Aquí tienes algunas jaulas para perros diseñadas para ser más cómodas para las mascotas y que incluyen acolchado extra.

Utilice golosinas y juguetes

Si tu perro sigue mostrándose reacio a entrar en su jaula, utiliza golosinas para que entre. Empieza colocando las golosinas cerca de la jaula, luego mételas por la entrada y después hasta el fondo. Deja que Rufus llegue hasta el fondo de la jaula a su ritmo; no intentes forzarle si se niega la primera vez.

A algunos perros no les interesan tanto las golosinas. En ese caso, puede utilizar su juguete favorito. Lo importante es que tenga paciencia hasta que su perro se sienta lo bastante cómodo como para entrar en la jaula por sí solo.

Alimente a su perro en la jaula

Una vez que su perro de rescate se acostumbre a pasar algún tiempo en la jaula, es el momento de pasar a la siguiente fase y darle de comer en la jaula. Eso ayudará a crear una asociación positiva con la jaula.

Ponga la comida donde Rufus esté listo para entrar por sí mismo. Si todavía no se siente cómodo yendo hasta el fondo en esta etapa, ponga el plato de comida más cerca de la puerta para que no se sienta ansioso o forzado a ir hasta el fondo. Mueva el plato gradualmente hacia el fondo con cada comida.

Cuando vea que su perro está comiendo cómodamente en la jaula, es el momento de cerrar la puerta detrás de ellos. Ábrala tan pronto como termine la hora de comer la primera vez, y luego deje la puerta cerrada un poco más de tiempo con cada comida. El objetivo es conseguir que Rufus permanezca en la jaula durante unos 10 minutos con la puerta cerrada después de una comida. Si empieza a quejarse en la jaula, no lo deje salir hasta que se detenga, o éllo hará cada vez después de eso.

Aumentar el tiempo de embalaje

Una vez que tu perro se acostumbre a comer en la jaula, puedes empezar a confinarlo durante breves periodos de tiempo mientras estés en casa. Llámalo a la jaula y dale una orden («jaula» o «perrera»). Señala la jaula para animar a Rufus a entrar y dale una golosina cuando lo haga. Después, cierra la puerta.

Siéntese junto a la jaula durante 10 minutos y luego vaya a otra habitación durante 5-10 minutos. Cuando vuelva, siéntese tranquilamente junto a la jaula durante un rato y luego deje salir a su perro de la jaula. Haga esto varias veces al día y aumente gradualmente el tiempo que su perro pasa en la jaula, tanto con usted sentado allí como solo.

Enjaule a su perro cuando salga

Para adiestrar a un perro en la jaula, la clave es el tiempo y la constancia. Cuando su perro se sienta cómodo en la jaula durante más de 30 minutos, puede empezar a meterlo en la jaula cuando salga de casa. Deje algunos juguetes, agua y comida en la jaula. No meta a su perro en la jaula demasiado tiempo antes de salir; hágalo entre 5 y 10 minutos antes de que esté listo para irse.

Procure que sus salidas y llegadas sean discretas para evitar que su perro se emocione o se ponga ansioso. Mantenga a su perro en la jaula durante breves periodos de tiempo cuando esté en casa para que no asocie la jaula con estar solo.

Enjaule a su perro por la noche

Coloque la jaula en su dormitorio o cerca de él cuando empiece a encajonar a su perro por la noche, al menos durante un tiempo. Los perros de rescate son especialmente vulnerables a los sentimientos de aislamiento y miedo, que pueden experimentar si coloca la jaula demasiado lejos de usted. Cuando su perro se acostumbre a dormir cómodamente en la jaula cerca de usted, empiece a trasladarla gradualmente al lugar preferido.

Cómo afrontar los problemas de comportamiento

Los lloriqueos, la ansiedad por separación y el mordisqueo de los barrotes son algunos de los problemas de comportamiento que puede encontrar.

Si su perro gimotea durante la noche, puede deberse a la necesidad de ir al baño o a que simplemente quiere salir de la jaula. Ignórelo al principio para calibrar su intención. Si deja de gimotear al cabo de unos minutos, sólo le estaba poniendo a prueba.

Si no lo hace, utilice la orden que utiliza normalmente para ver si necesita ir al baño. Algunos perros responderán positivamente sólo por salir de la jaula. Si los lloriqueos continúan cuando vuelva, debe ignorarlos. No ceda y su perro acabará por parar. Sin embargo, si los lloriqueos y el llanto se vuelven insoportables, debe volver a empezar el adiestramiento en la jaula desde el principio.

Si Rufus sufre ansiedad por separación, encerrarlo en una jaula para evitar que se destruya no es la forma de solucionarlo. De hecho, tu perro puede hacerse daño intentando escapar. La única forma de solucionar este problema es con una terapia conductual como el contracondicionamiento, que es mejor que realicen especialistas profesionales en comportamiento animal.

Masticar barras

Si notas que Rufus está mordisqueando los barrotes de la jaula, dale una orden verbal, como «No», para intentar que pare. Repite esto unas cuantas veces hasta que estés seguro de que tu perro te ha entendido. Si esto no funciona, dale un juguete para morder o un hueso. También puedes rociar los barrotes con un spray de manzana amarga. Esto no le hará daño a tu perro pero le dejará un sabor desagradable en la boca y le disuadiráde masticar barras.

Adiestrar a un perro en una jaula no es nada fácil; requiere tiempo y paciencia, pero incluso el perro más reacio a las jaulas puede sentirse cómodo en su hogar dentro de casa si se tiene la suficiente determinación, compasión y perseverancia.

Adiestrar en jaulas a un perro de rescate requiere tanto esfuerzo como adiestrar a un cachorro. Los perros de rescate suelen sufrir muchos traumas emocionales que hacen que cualquier tipo de acondicionamiento sea una tarea difícil. Sin embargo, esto no significa que no puedan encontrar la felicidad o convertirse en miembros disciplinados y adorables de la familia.

Con amor, compromiso y paciencia, hasta el cachorro más anti-crata puede convertirse en pro-crata gracias a las vibraciones positivas y los recuerdos que le creas.

Como defensora de los animales de compañía y tras haber rescatado a muchos perros de situaciones difíciles, conozco la importancia del adiestramiento en jaulas. Por eso quiero ayudarle a tener tantas experiencias positivas en jaulas con su perro rescatado como sea posible.

Cómo entrenar a un perro de rescate en siete pasos – entrenar

¿Por qué adiestrar a un perro de rescate?

¿Sabía que los perros son animales de guarida y que, por naturaleza, buscan espacios pequeños donde relajarse, descansar y acurrucarse sin que les moleste todo lo que ocurre a su alrededor?

Si se hace bien, la vida será más fácil, predecible y cómoda para usted y su amigo canino, ya que ambos entienden lo que representa ese espacio.

Además, como su perro asocia las jaulas con la normalidad, no se sentirá aprensivo cuando tenga que hacerlo:

¿Cuándo se debe adiestrar en jaula a un perro de rescate?

Introduzca el adiestramiento en jaulas a su perro desde el primer día, pero no lo fuerce.

En lugar de eso, conviértalo en una experiencia cómoda proporcionándole una cama que sea difícil de masticar pero fácil de limpiar, añadiendo algunos juguetes interactivos e indestructibles y colocándola donde usted y su familia pasen más tiempo.

Deja las puertas abiertas y aseguradas para que puedan entrar y salir libremente si se sienten seguros. Si no lo están, no te preocupes, tarde o temprano lo conseguirán.

Además, considere la posibilidad de empezar el adiestramiento el viernes por la noche para tener tiempo suficiente de comunicar sus intenciones y expectativas. A su perro no le encantará la jaula el lunes, pero sabrá que algo está pasando con ese entorno.

Entre semana, adiestrar en la jaula por la noche, ya que es más probable que tengas tiempo para ir despacio y con calma.

Consejo de experto: Compre una jaula que permita a su perro girarse, levantarse y tumbarse. Pero, demasiado espacio le hará creer que un lado puede ser el baño, y usted no quiere eso.

Consejo 1: Alimente a su perro en la jaula a diario

La mejor forma de hacer que una jaula sea apta para perros es aprovechando su afán por la comida.

Puede que tu perro se muestre receloso cuando le pongas la comida dentro de la jaula, pero cuanto antes asocie el entorno con las comidas, antes se acostumbrará a él.

La comida es una necesidad básica. Si una jaula significa tiempo de alimentación, entonces es un buen lugar.

El primer día, empieza por la entrada y, con cada comida, ve introduciéndola un poco más hasta que el perro se sienta cómodo.

Recuerde elogiar a su cachorro por cada hito que consiga con la distancia de la comida a la jaula, ya que le ayudará a comunicar sus expectativas.

Consejo 2: Aumente el tiempo de cría progresivamente

Tómatelo con calma, sobre todo cuando cierres y cierres la puerta.

Si cierra y engancha demasiado pronto, su perro puede volverse aprensivo. En el vídeo siguiente, observe cómo un perro rescatado se sintió engañado (y solo) cuando lo encerraron en una jaula la primera vez.

Sigue estos pasos:

1. Mantenga las puertas abiertas y aseguradas durante los primeros minutos u horas de adiestramiento. 2. Haga que el entorno sea más para comer y establecer vínculos con usted que para obligarle a permanecer allí.

2. Después de cierto grado de familiaridad con la jaula, empieza a cerrar la puerta durante unos minutos, pero no la cierres.

Además, aproveche esos primeros intervalos para hablar con su perro, calmarlo y mimarlo con golosinas y atenciones.

3. Esté atento a las señales de comportamiento que muestren cómo percibe su perro la jaula. Si le asusta, mostrará signos de preocupación, como temblores, sonrisas sumisas, orejas planas o echadas hacia atrás y el rabo entre las piernas:

4. Siéntate junto a la jaula, habla y dale de comer un rato más. Ayuda a tu amigo peludo a entender lo que está pasando.

5. Al cabo de un rato, ponga el pestillo en la puerta y aléjese durante unos cinco o diez minutos. Al volver, recompénselo con una golosina y elogie su buen comportamiento.

6. A continuación, desenganche y abra la puerta. Acaricie al cachorro durante unos segundos para hacerle saber que ha conseguido algo y ha satisfecho sus expectativas.

7. Después, vuelva a iniciar el proceso de cerrar, echar el pestillo y abrir la puerta. Puede repetirlo hasta cinco veces o hasta que su cachorro se sienta cómodo quedándose solo durante unos minutos.

8. A lo largo de los días siguientes, aumente progresivamente los intervalos de cría. Puede empezar con intervalos de 15 minutos.

Registre con una cámara el comportamiento de su perro cuando esté en la jaula. Estas señales le ayudarán a determinar si está preparado para un encajonamiento más prolongado.

Además, no encierres a un perro adulto durante más de cinco horas seguidas, ya que necesitará ir al baño cada 4 ó 5 horas.

Consejo de experto: No deje que los lloriqueos o los quejidos le tienten a dejar salir a su cachorro. Tampoco le elogie cuando le deje salir. De lo contrario, pensará que salir de la jaula es algo bueno.

Consejo 3: Elige bien los juguetes para jaula

Hay una razón por la que no recomiendo mantas, toallas o juguetes destructibles cuando se entrena a un perro de rescate.

En su ausencia, su nuevo compañero podría sentirse solo o ansioso. Si su jaula tiene objetos destructibles, podría destrozarlos y consumir accidentalmente los productos, con el consiguiente riesgo de asfixia o problemas digestivos.

Por eso recomiendo juguetes indestructibles, como el Kong, para mantener ocupado a tu monstruo masticador con juegos y picoteos saludables.

Vea el siguiente vídeo para saber qué juguetes no deben ir en la jaula. Hacia el final, observe la importancia de tener un juguete que suponga un reto mental (con golosinas en su interior) frente a uno sencillo.

¿Son seguras las jaulas?

En general, la seguridad del adiestramiento en jaulas depende del perro y del adiestrador. Por ejemplo, recuerde quitar los collares antes de meter al animal en la jaula para evitar que se estrangule.

Si a su perro le gusta escarbar con el hocico, mover mucho la cola, enroscarse o morder cosas, considere la posibilidad de invertir en almohadillas y protectores para jaulas a fin de evitar lesiones relacionadas con el metal.

¿Debo comprar una funda para el cajón?

Depende del comportamiento de tu perro. Una cubierta para la jaula está justificada si se distraen con facilidad. Podrían hacerse daño intentando escapar.

¿Puedo adiestrar a un perro mayor?

El adiestramiento en jaulas es el mayor favor que puede hacerle a su perro, independientemente de su edad, porque le proporciona esa sensación de guarida.

Mi perro odia su jaula, ¿qué debo hacer?

Comprueba algunas cosas vitales:

De la Comunidad

Hemos preguntado a nuestra comunidad de Facebook qué hacen para que sus perros se sientan seguros en una jaula. Éstas son algunas de las respuestas

«Ponemos «MÚSICA PARA PERRO» de Youtube en una tableta fuera de la jaula para que pueda verla y escucharla».
– Rebeca

«A una de mis niñas que tenía un poco de ansiedad por separación le puse una camiseta que olía a mí. También un reloj de cuerda cuando era cachorra».
– Judy

«Tirar juguetes y golosinas al azar para que tengan que ir a recogerlos y acostumbrarse a pasar cortos periodos de tiempo allí. darles de comer dentro de la jaula. dejar que pasen poco tiempo dentro de las jaulas e ir aumentando poco a poco el tiempo dentro y solos».
– Jade

«Dormí junto a la jaula de mi perra durante una semana y le sujeté la pata. Ahora su jaula es su lugar seguro».
– Diane

«Elevar la caja a su lado de la cama por la noche. Kong congelado con comida para bebés o yogur sellado con mantequilla de maní. juguetes para masticar .»
– Sally

«Nunca jamás metas a tu mascota en una jaula con collar. Perdí a una cachorrita de 4 meses porque se le enganchó el collar en un peldaño del fondo de la jaula. La pobre se asfixió intentando liberarse. Por favor, quítales el collar antes de meterlos dentro».
-Raymond

¿Qué es un perro de rescate?

Un perro de rescate es un animal que se ha salvado de la falta de hogar, el abandono y la negligencia. Los refugios también pueden rescatar a un perro necesitado, sin embargo, «perros de rescate» se refiere generalmente a animales bajo el cuidado de centros de rescate.

El siguiente cuadro destaca las diferencias entre los centros de rescate de animales y los refugios.

Acerca de Rocky Kanaka

Soy una defensora del rescate de mascotas, presentadora nominada a los Emmy y creadora de mi propio programa. Mi pasión es compartir historias sobre perros rescatados, adopción de mascotas, acogida y voluntariado porque creo que todos los perros merecen un hogar cariñoso.

Soy padre de un bóxer rescatado llamado Flip, un cane corso ciego llamado Kobe y una mezcla de terrier senior llamada Zoey, además de los muchos perros de acogida a los que ayudo en su camino hacia un hogar definitivo.

Disfrute de transformaciones mágicas, rescates conmovedores y conozca a personas únicas y a sus increíbles perros a través de YouTube, Facebook e Instagram.

Esta es la 7ª entrega de mi serie de 8 partes: Guía para el adiestramiento en jaulas ( haga clic para ver la serie completa. )

Este artículo responde a la pregunta: Cómo adiestrar a un perro mayor.

¿Quizá acaba de adoptar un perro adulto? ¿O el suyo ha desarrollado repentinamente hábitos destructivos a una edad avanzada?

¿O tal vez necesita preparar a su perro para viajar en avión? ¿O para alojarlo mientras se va de vacaciones?

Cualquiera que sea la razón por la que necesita que su perro se tumbe tranquilamente en una jaula, este artículo le dará la orientación que necesita para adiestrarlo.

Contenido y navegación rápida

No se pueden enseñar trucos nuevos a un perro viejo

La principal preocupación de las personas con un perro adulto o adoptado a la hora de empezar a utilizar una jaula es si sus perros son demasiado mayores, y si es demasiado tarde.

Todos hemos oído el dicho ‘ No se pueden enseñar trucos nuevos a un perro viejo ¿No es así?

Bueno, afortunadamente no hay nada de verdad en esto. Tú… puede A un perro viejo se le pueden enseñar muchos trucos nuevos, y sin duda se le puede enseñar no sólo a aceptar la jaula, sino también a que le encante pasar tiempo en ella.

No voy a mentirte y decirte que será fácil.

De hecho, puede resultar bastante difícil dependiendo de la personalidad de tu perro, de su resistencia a la jaula y de si ha tenido malas experiencias con el encierro.

Pero tenga la seguridad de que puede e incluso debe hacerse.

Las diferencias entre el cajón de entrenamiento de un perro mayor y un cachorro

En cuanto a los métodos necesarios, hay muy pocas diferencias, por no decir ninguna. La única diferencia real es que probablemente lleve más tiempo.

Por supuesto, habrá excepciones, pero, en términos generales, un perro adulto tardará más en ser adiestrado que un cachorro joven. Las razones son las siguientes:

Los perros adoptados pueden ser un caso especial, ¡pero no siempre negativo!

Los perros adoptados, sobre todo los procedentes de rescates, pueden haber tenido malas experiencias de confinamiento.

Encerrado durante todas las horas del día, sintiéndose abandonado, tal vez maltratado y habiendo sufrido un cajón de castigo como si fuera una cárcel.

Es posible que a estos perros les cueste mucho aceptar el encierro debido a estas experiencias y recuerdos que tienen. Pero con paciencia y dedicación, puedes conseguir que disfruten de él y de todos los beneficios que ofrece.

En la otra cara de la moneda, algunos perros adoptados ya habrán sido adiestrados y tendrán una actitud muy positiva hacia la jaula.

En este caso, tu tarea será mucho más fácil, si es que tienes que adiestrarlos 馃檪

Así que, sin más preámbulos, empecemos…

Cómo entrenar a un perro mayor

Antes de plantearte adiestrar a tu perro mayor, es mejor que sepas exactamente por qué, cuándo y cómo debes utilizar una jaula. Los dos artículos siguientes que he escrito explican precisamente eso:

Si ha llegado directamente a este artículo, le recomiendo que los lea primero. Pero si ya ha investigado, sigamos.

Lo primero que debe hacer es asegurarse de que dispone del tipo y el tamaño de jaula adecuados para su perro. Encontrará instrucciones al respecto en el siguiente artículo: ¿Qué tamaño de jaula para perros debe comprar y cuál es el mejor?

No puedo insistir en lo importante que es el tamaño correcto de la jaula, porque si es demasiado pequeña es inhumana, si es demasiado grande pierde la sensación de seguridad que el perro busca.

Así que tómese unos minutos para asegurarse de que lo ha entendido bien.

Para ver una lista de algunas de las cajas de mejor calidad y más valoradas que nos complace recomendar, por favor haga clic aquí. (se abre en una nueva ventana)

A continuación, debes saber dónde colocar la jaula en tu casa, qué poner dentro para que sea un lugar cómodo y acogedor y cómo prepararla y acondicionarla.

Todo esto lo he detallado en artículo que puedes leer pinchando aquí: Qué poner en una jaula para perros, dónde ponerla y cómo tenerla preparada.

Y ahora estamos listos para empezar…

Permita que su perro mayor se acostumbre a la jaula a su propio ritmo

Es de vital importancia que dediques tiempo a permitir que tu perro se acostumbre a la jaula a su ritmo, en su tiempo libre, sin presiones por tu parte.

Debe mantenerse alejado de cualquier método que prometa adiestramiento en jaulas en un fin de semana.

Estos métodos acelerados pueden funcionar bien con un cachorro, pero no son tan eficaces con perros mayores a los que se intenta cambiar una forma de vida, en lugar de empezar con el lienzo en blanco de un cachorro deseoso de aprender de ti cualquier vida que desees mostrarle.

Antes de adiestrar a su perro para que lo haga, es importante que se sienta cómodo en la jaula y que pueda entrar y salir libremente de ella, al menos durante unos días, pero probablemente durante más tiempo.

Nunca Si el perro ya tiene miedo debido a experiencias anteriores a la adopción, o si obligas a tu propio perro adulto, al que nunca has metido en una jaula, el adiestramiento podría retroceder semanas.

En primer lugar, coloque la jaula en la zona más transitada de su casa, donde usted y su familia pasen la mayor parte del tiempo, y retire la puerta de la jaula o arréglela para que nunca se cierre sobre su perro.

Si se cierra inesperadamente, puede asustarles y crearles malos sentimientos hacia la jaula.

Ahora esparza unas cuantas golosinas dentro de la jaula, luego deje que su perro entre en la habitación y después simplemente ignore la jaula, no haga nada.

Tu perro lo inspeccionará y puede que entre o no. Pero tú no le prestes atención. Deja que tu perro se haga a la idea de que está ahí, que se queda, pero que no hay nada que temer.

Con un poco de suerte, acabarán entrando y cogiendo las golosinas. Si lo hacen, ¡genial! Échales unas cuantas golosinas más mientras están dentro.

O si cogen una golosina y salen corriendo, no hagas nada, ignora a tu perro y la jaula. Luego echa unas cuantas golosinas más cuando tu perro esté fuera de la habitación y no mire para que mágicamente encuentre cosas buenas allí cuando mire.

Pero, ¿qué ocurre si su perro no entra a buscar las golosinas, incluso después de días de dejarlas allí y esperar?

Mi perro no quiere entrar en la jaula.

Hay algunas cosas que puedes intentar para que tu perro entre en la jaula por su propia voluntad:

Coge su cama habitual y colócala justo al lado de la jaula para que pase mucho tiempo cerca de ella. Esto aumentará su familiaridad y le insensibilizará un poco a la jaula.

Después de unos días, traslada la ropa de cama al interior.

Aún así, cuando la cama está junto a la jaula, y después de que la ropa de cama se mueva hacia el interior, esparce algunas golosinas por el interior.

Si no, ¡sube un poco la apuesta!

Coloca dentro un juguete Kong relleno de su comida favorita y un par de sus juguetes preferidos. Tarde o temprano querrán lo que hay dentro.

( Para ver algunos ejemplos y leer más detalles sobre los juguetes Kong, haga clic aquí).

Pónselo fácil colocándolo justo dentro para que no tengan que entrar hasta el fondo. Si entran a cogerlo y luego salen, no pasa nada.

Haga lo mismo más tarde y, poco a poco durante un par de días, vaya colocando el Kong y los juguetes más adentro para que tenga que aventurarse más cada vez para cogerlos.

Por último, si a pesar de que le seduzcas con sus cosas favoritas no entra después de unos días de intentarlo, deberías desmontar la caja y empezar a utilizar sólo la bandeja base.

Después de un par de días, coloca su cama en la bandeja.

Unos días más tarde, construya 3 paredes y el techo de la jaula, dejando un lado libre y continúe consiguiendo que vayan a su lecho en la bandeja mediante la colocación de golosinas, Kongs de peluche y juguetes favoritos allí.

Por último, monta la jaula, menos la puerta, con su cama, sus golosinas y sus juguetes dentro. Deberían estar contentos de ir dentro, con el tiempo se acostumbrarán y perderán el miedo que pudieran tener.

Ahora es una buena idea para plantar en su mente los perros la noción de que la caja es donde TODOS ¡de donde vienen las cosas buenas!

Haga de la jaula la única fuente de cosas que su perro realmente ama

Una vez que su perro tenga la confianza suficiente para entrar y salir de la jaula sin que usted le presione (sin adiestramiento todavía), deberá convertir la jaula en la fuente de todas las cosas que excitan a su perro.

Esto significa que debes empezar a dar a tu perro sus comidas principales en la jaula, esparcir golosinas y poner sus juguetes favoritos y Kongs de peluche para que los encuentre.

Pero aquí viene lo difícil: NO dar a su perro estas cosas de cualquier otro lugar en cualquier otro momento.

Si lo haces, simplemente esperarán a otro momento. Saben que llegará. Así que nada de golosinas, juguetes o comidas fuera de la jaula.

Al hacer de la caja el sólo fuente de todo lo bueno, la combinación de su curiosidad, deseos y necesidades superará sus miedos y entrará en la jaula para conseguir lo que quiere y necesita.

Después de unas cuantas veces, empezará a formar una asociación en su mente entre la caja y todas las cosas maravillosas que le gustan, y poco a poco aprenderá a quererla.

Tendrás que seguir haciéndolo durante al menos un par de semanas, o incluso más, para que se asimile.

Y ahora puede empezar a adiestrar a su perro para que pase tiempo en la jaula y vaya allí cuando se lo ordene.

Cuando todo esté dicho y hecho – ¡Entrene a su cachorro exactamente como lo haría con un cachorro!

Como ya se ha dicho, la verdad es que hay muy poca diferencia entre adiestrar a un cachorro y a un perro adulto, sólo que normalmente llevará más tiempo.

¿Por qué?

Porque un perro mayor puede tener miedo de una jaula, porque aprenden menos rápido y porque a veces son más lentos para aprender.

Sin embargo, si sigues estos consejos, habrás superado sus miedos y conseguido que se acostumbre a la jaula antes de empezar con las sesiones formales de adiestramiento.

Y una vez que empiece el adiestramiento en jaulas, el método a utilizar es exactamente el mismo para un perro mayor que para un cachorro.

Y como ya he escrito esto, haga clic en el siguiente enlace para encontrar una guía muy detallada:

Cómo educar a un cachorro en la jaula

Utilice exactamente los mismos métodos y todos los consejos y sugerencias de ese artículo para su perro adulto y seguro que tendrá éxito 馃檪

Así se entrena a un perro mayor en jaulas

En resumen, hay que tener especial cuidado y dedicar tiempo a que se acostumbren a la jaula antes de proceder a un adiestramiento formal. A continuación, hay que seguir las mismas técnicas que se emplean para adiestrar a un cachorro.

Es cierto que educar a un cachorro es más fácil que educar a un perro, pero sólo en el sentido de que hay que tomarse las cosas con más calma, tener más paciencia y dedicarle más tiempo.

Aparte de eso, todos los consejos, libros, artículos y vídeos que pueda ver o leer sobre el adiestramiento en jaulas de un cachorro son igualmente válidos para un perro mayor.

Y usted podrá alcanzar los mismos niveles de éxito.

Más información:

Esta fue la parte 7 de una serie de 8 partes que detalla todo lo que necesita saber sobre el uso de una caja y el entrenamiento de su cachorro. La información se aplica igualmente bien a los perros de todas las razas y no sólo Labradores.

La serie completa está enlazada aquí:

He tratado de cubrir literalmente todas las preguntas que podía imaginar en jaulas de perro y la formación del cajón en la serie de artículos anteriores, pero, por supuesto, es difícil de cubrir cada pregunta que la gente pueda tener.

Si hay algo que necesite saber y no encuentra respuesta, no dude en dejar sus preguntas en la sección de comentarios y le ayudaré en todo lo que pueda 馃檪

¿Cuáles son los pasos para adiestrar a un perro?

Siéntese tranquilamente cerca de la jaula de cinco a diez minutos y luego vaya a otra habitación durante unos minutos. Vuelva, siéntese tranquilamente de nuevo durante un rato y luego déjelo salir. Repita este proceso varias veces al día, aumentando gradualmente el tiempo que lo deja en la jaula y el tiempo que está fuera de su vista.

¿Cómo meter a un perro asustado en una jaula?

Comience por darle de comer en una jaula abierta Comience por darle de comer a su perro dentro de la jaula, dejando la puerta abierta todo el tiempo. Mantener la puerta abierta demuestra a su perrito que no se va a quedar encerrado. Poder salir en cualquier momento hace que la jaula del perro le dé menos miedo.

¿Debe adiestrarse en jaulas a un animal rescatado?

El adiestramiento en jaulas beneficia a todo tipo de perros Las jaulas permiten que los perros de rescate sepan que tienen su propio territorio y que nadie les hará daño en él. «Con los perros de rescate, los mayores problemas de comportamiento que vemos son los ladridos y el comportamiento destructivo», dice Kroh.

Cómo entrenar a un perro de rescate en siete pasos – entrenar
Carlos
Revisión por expertos
Pregunta
¡Hola a todos! Me llamo Carlos y soy experto en perros y razas caninas. Siempre he sentido amor por los perros y he pasado muchos años estudiando y trabajando con ellos.
Recibí mi título en [Ciencia Animal/Medicina Veterinaria/etc.] de [Nombre de la Universidad] y desde entonces he trabajado en varios roles con perros, incluyendo como [veterinario/entrenador de perros/criador/etc.].
Tengo un amplio conocimiento de las diferentes razas de perros y sus características, temperamentos y necesidades únicas. He trabajado con una gran variedad de razas, desde pequeñas razas de juguete hasta grandes razas de trabajo, y tengo un profundo conocimiento de sus necesidades específicas y de cómo cuidarlas.
En mi trabajo con perros, también he desarrollado una fuerte comprensión del comportamiento canino y cómo entrenar y comunicarse con ellos de manera efectiva. Me apasiona ayudar a los propietarios de perros a crear fuertes vínculos con sus mascotas y proporcionarles los mejores cuidados posibles.
Me entusiasma compartir mis conocimientos y experiencia con los demás a través de mis escritos y espero ayudar a otros a aprender más sobre sus queridos compañeros caninos y a cuidarlos mejor.

Deja una respuesta