¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

¿Por qué muerden los cachorros?

Contents hide

Aunque no lo creas, esta situación es muy común. No, no tienes el cachorro más masticable del mundo, sino uno normal.

Morder es una de las cosas más naturales del mundo para un cachorro joven; y lo hacen por muchas razones.

Explorar y comunicar

Imagínese que no tuviera manos para agarrar y tocar el mundo… Sólo le quedarían los pies y la boca para interactuar, saborear y sentir su entorno.

¿Y si tuvieras patas de cachorro, incapaces de agarrar nada?

Queda una última forma de interactuar: la boca.

Por si fuera poco, añada la increíble curiosidad de un niño. ¿Cuántas veces ha visto a un bebé coger cosas con las manos y llevárselas a la boca? Los cachorros tienen esa misma mentalidad.

Ahora, imagina que no pudieras hablar. La fuerza de tu boca y el juego de morder te ayudaban a comunicarte y a determinar tu rango en la sociedad. Tu mojo bucal te daba respeto en la cultura canina.

Ahora ya tienes una pequeña idea de lo que es ser un cachorro.

Los cachorros interactúan con su entorno en gran medida a través de la boca. No tienen manos, pero siguen teniendo toda esa curiosidad y necesidad de interacción.

La raza está programada para morder

Para exacerbar aún más la necesidad de morder, tenga en cuenta la raza de su perro. Los labradores, como la mayoría de las razas deportivas, tienen el impulso de perseguir a su presa, llevársela a la boca y devolvérsela. Esto se traduce en una fuerte necesidad de masticar.

No sólo se da la circunstancia de que todos los cachorros, independientemente de su raza, mastican por naturaleza, sino que se ha aumentado la apuesta añadiendo un impulso específico de la raza para poner esos dientes perlados sobre cualquier cosa que se mueva.

Si cree que su cachorro de labrador es el chucho más bocazas del mundo, ¡no es el único! Muchos propietarios de razas cobradoras creen que los mordiscos de su cachorro están fuera de control, pero suele ser algo normal.

Morder hace que ocurran cosas divertidas

Si están aburridos y quieren jugar, lo único que tienen que hacer para que empiece la fiesta es marcar la cola de su hermano y, por arte de magia, se iniciará un apasionante juego de persecución.

Intentarán esta misma táctica con los miembros de su manada humana. Si se les ignora, un mordisco en el dedo del pie suele ser suficiente para volver a centrar la atención en ellos. Recuerde, para un cachorro incluso la atención negativa sigue siendo atención.

Una dentición terrible

La mayoría de los cachorros tienen una mayor necesidad de masticar durante la dentición, que puede comenzar a las 6 semanas y durar hasta los 8 meses de edad.

Si no se les enseña a mantener los dientes alejados de los humanos y se les reorienta hacia otros juguetes masticables más apropiados, los cachorros pueden llegar a morder hasta bien entrada la edad adulta.

A diferencia de lo que ocurre con la dentición, no existe una edad mágica en la que los cachorros superen el comportamiento aprendido de morder.

Afortunadamente, con un adiestramiento positivo, la mayoría de los perros acaban perdiendo el interés por morder a sus dueños. Por eso es esencial aprender a reconducir a tu cachorro desde el principio.

Aunque puede ser bonito que tu bola de pelusa te pellizque la nariz cuando es un paquete de alegría a las 8 semanas, es una historia completamente diferente cuando es una roca de 90 libras de energía volando hacia tu cara.

Si ya no es mono en la edad adulta, no lo fomentes en la de cachorro.

Tipos de mordeduras: ¿agresión o juego?

Los cachorros utilizan los dientes de muchas maneras. A veces, es difícil para sus dueños leer su lenguaje corporal y determinar el significado que hay detrás de la boca.

El juego de los cachorros puede parecer agresivo

Cuando se ve a una camada pelearse en una bola de pelos y furia, puede parecer que se están matando, pero en realidad se trata de un juego muy intenso.

El juego de morder puede ir acompañado de gruñidos y gruñidos, lo cual forma parte de la diversión de un cachorro joven.

En este artículo no vamos a dedicar mucho tiempo a hablar de los mordiscos agresivos, sino que vamos a estudiar cómo prevenir los mordiscos juguetones.

Sin embargo, es importante reconocer los signos de agresividad.

Cómo saber si los mordiscos de su cachorro son agresivos

Si observa una mirada dura, el vello de la espalda erizado, los labios relamiéndose, la boca cerrada, un gruñido bajo o una postura corporal tensa, como la de una estatua, y luego un mordisco, el significado no es tan amistoso.

Preste atención también al momento en que muerde. ¿Sucede después de una rabieta del cachorro en la que usted le pide que haga algo que no quiere hacer? Si es así, el motivo de la mordedura puede ser más agresivo.

¿Podría ser la Protección de Recursos?

Algunos perros también muerden agresivamente cuando están protegiendo un juguete o un alimento, lo que se conoce como «protección de recursos».

Con la protección de recursos, observará el mismo comportamiento que con la mordedura agresiva, pero también se parará sobre un objeto y lo defenderá de cualquier amenaza percibida.

Si cree que su cachorro se comporta de forma agresiva, busque ayuda profesional para aprender a gestionar activamente este problema.

Por el contrario, los cachorros que juegan estarán relajados y tendrán un cuerpo inquieto, saltarán con facilidad, rodarán fácilmente sobre su espalda y a menudo jadearán con la boca abierta.

Incluso si gruñen, una cara y un cuerpo relajados significan un cachorro feliz.

¿Qué puede desencadenar las mordeduras?

Si estás intentando que tu cachorro deje de morder, conviene que sepas qué es lo que fomenta ese mal comportamiento. Después de todo, no querrás hacer algo que sabotee tu adiestramiento y confunda a tu cachorro.

Jugar con las manos

Puede resultar tentador dejar que ese lindo cachorro muerda el dedo con la boca, y puede ser conveniente agitar las manos alrededor de la cara del cachorro para incitarle a jugar, pero al hacer esto se entrena al cachorro para que asocie las manos con un juguete.

¿De verdad quieres que tu labrador de 90 kilos se fije en tus manos como juguete más adelante?

Niños

Los niños pequeños suelen excitar más a los cachorros que los adultos. Los niños se mueven de forma errática, corretean, emiten sonidos extraños y tienen mucha más energía.

Los cachorros los asocian fácilmente con los juguetes. A menudo tienden a morder más a menudo y con más fuerza cerca de los niños, porque la energía y la naturaleza saltarina de éstos los sobreestimula.

De nuevo, muchos padres piensan que es bonito cuando su cachorro agarra la chaqueta de su hijo pequeño y juega a tirar de ella mientras corren… ¡hasta que el perro crece unos 80 kilos más y de repente su hijo es arrastrado por el patio!

Mordedores de tobillos

Los cachorros se fijan en objetos que se mueven rápidamente y que excitan su instinto de presa. Tus pies moviéndose a la altura de sus ojos pueden ser irresistibles.

Después de todo, ¿qué cachorro que se precie desairaría unos zapatos con esos cordones flexibles que son perfectos para jugar al tira y afloja?

La prevención es la clave: evitar los desencadenantes

El tema general con todos estos desencadenantes de mordiscos es no dejar que el cachorro asocie tu cuerpo o el de tu hijo con un juguete ¿Cómo lo hacemos? ¡Redirección!

Redirección con las manos

Cuando entrenes a tu cachorro, ten siempre un juguete a mano. Recuerda que los cachorros son como bebés.

No tienen la capacidad de razonamiento de un perro adulto, les están saliendo los dientes y tienen una necesidad incesante de morderlo todo para aprender y explorar su mundo.

Su trabajo consiste en redirigirlos hacia juguetes divertidos en lugar de hacia la piel humana. Debe hacer todo lo posible para que los juguetes sean extremadamente atractivos para que el cachorro los elija antes que su ropa, sus manos o sus pies.

No hagas movimientos bruscos o rápidos con las manos, ya que esto las hace parecer demasiado atractivas.

Redirección con niños

También puede utilizar la redirección cerca de los niños. En primer lugar, enseñe a su cachorro a utilizar juguetes interactivos y, a continuación, enseñe a su hijo a jugar correctamente con el cachorro.

Además, no dejes que tu hijo corra a menos que arrastre un juguete para redirigir al cachorro.

Si corren y el cachorro empieza a centrarse en ellos como principal entretenimiento, es hora de separarse. Supervise siempre el juego de sus hijos y del cachorro para asegurarse de que todos se centran en los juguetes correctos.

En caso de que su perro se olvide, enseñe a sus hijos a ser un árbol cuando su cachorro empiece a morderles a ellos o a su ropa.

Se ponen rectos, cruzan sus «ramas» o brazos y miran hacia abajo, a sus «raíces» o pies, y cuentan mentalmente hasta que las cosas se calman.

Esta posición hace que sean menos interactivos con el cachorro. No le miran a los ojos. No se mueven de forma errática. Tampoco hacen ruidos divertidos. Parecen aburridos y el cachorro perderá el interés.

Casualmente, la idea de «ser un árbol» también es muy buena para enseñar a los niños cuando se encuentran con perros extraños o se sienten amenazados.

La mayoría de las mordeduras se producen porque el niño corre o se mueve de forma errática. Recuerde que los perros tienen los mismos desencadenantes de presa que los lobos: si algo huye, parece una presa.

A veces, los cachorros aprenden a agarrarse a la ropa del niño y a jugar al tira y afloja aunque el niño esté quieto. En este caso, no es mala idea tener una habitación de tiempo fuera, de la que hablaremos más adelante en este artículo.

Redirección con los pies

¿Y esos cachorros que no pueden resistirse a abalanzarse sobre tus pies? ¡No puedes dejar de caminar!

Puede coger un juguete, atarlo a una cuerda y luego atar la cuerda a su cinturón para que arrastre el juguete cada vez que su cachorro salga.

Si tu cachorro se acerca a tus pies, deja de moverlos y agita el juguete con entusiasmo en su lugar. Una vez que el cachorro se haya enganchado al juguete, puedes empezar a caminar de nuevo. De esta forma, se abalanzará sobre el juguete en lugar de sobre ti.

Inhibición de la mordedura: el primer paso para dejar de morder

Ahora que ya hemos hablado de cómo no aprobar los mordiscos, vamos a discutir qué hacer cuando tu cachorro comete un error.

Comunicación canina

En primer lugar, es útil saber cómo se comunican los perros entre sí la inhibición de la mordida. La inhibición de la mordida significa simplemente que el cachorro aprende a no aplicar demasiada fuerza detrás de sus dientes.

En los seres humanos, es muy parecido a aprender la presión correcta en un apretón de manos. La mayoría de las personas saben que no deben cortar el flujo sanguíneo al estrechar la mano de alguien, sino que aplican una presión suave, pero firme, en el saludo.

Los cachorros también aprenden a limitar esta presión con la boca gracias a las reacciones de los miembros de la manada.

Cuando los cachorros son pequeños, aprenden la inhibición de la mordedura jugando con sus hermanos.

Si dos cachorros se pelean y uno de ellos muerde con demasiada fuerza, el otro grita con fuerza, lo que suele provocar que el agresor suelte el mordisco.

El juego se detiene durante unos minutos, mientras el primer cachorro cuida su ego herido. A continuación, el juego se reanuda, pero con menos brutalidad.

Esto también ocurre con la interacción del cachorro con su madre. Si está amamantando y muerde demasiado fuerte, su madre gruñe y se levanta, lo que significa que se queda sin cenar.

Por lo tanto, el tema con cualquiera de las dos situaciones es: «Si muerdo demasiado fuerte, las cosas buenas se acaban», ya sea un juego divertido con sus hermanos o la leche de su madre.

Hablar «perro» para enseñar a inhibir las mordeduras

Ahora que ya sabemos cómo comunican los perros la inhibición de la mordedura, continuemos con el mismo tema para transmitirlo a tu cachorro.

Puede iniciar la inhibición de la mordedura comportándose como un compañero de camada durante el tiempo de juego de su cachorro.

Su objetivo es corregir al cachorro sólo quitándole su presencia divertida. No debe mostrarse amenazador ni enfadado.

Déle el tiempo necesario para que se calme y luego vuelva con un juguete para redirigir su energía.

IMPORTANTE: Entrenar la inhibición de la mordida antes de «no tocar la piel con los dientes

Cuando empieces con este adiestramiento, reacciona sólo cuando tu cachorro muerda demasiado fuerte. Al fin y al cabo, sus compañeros de camada les dejan morder cuando juegan, así que no puedes esperar que un cachorro entienda todavía una política de tolerancia cero.

No fomente los mordiscos, intente redirigirlos a un juguete durante el juego, pero si el cachorro se muerde la mano, espere una interacción suave para empezar.

Una vez que entiendan que tienen que ser suaves, puedes empezar a pedirles más terminando el juego con una presión cada vez más ligera sobre tu piel.

Por último, puedes llevar el juego al máximo nivel: sin dientes en la piel humana.

Si progresas lentamente hacia esto durante semanas, enseñarás a tu cachorro a tener una boca blanda.

Si sienten la necesidad de poner sus dientes sobre un humano, saben que no deben ejercer mucha presión en su mordida. Debes enseñar a tu cachorro que la piel humana es frágil y requiere un tacto más suave que una interacción canina.

El objetivo de este ejercicio debe ser ayudar a tu cachorro a entender que el juego y la diversión continúan siempre que mantenga los dientes en el juguete y no en ti.

Más formas de evitar que su cachorro muerda

Aunque el método del aullido y el tiempo fuera funciona para la mayoría de los cachorros, existen otras formas de reforzar el buen comportamiento.

Disuasores del sabor

Si el simple hecho de perder a su compañero de juegos no es suficiente para que tu cachorro deje de roerte los nudillos, puedes rociarte las manos con un disuasivo del sabor.

Cuando tu cachorro te muerde la mano, le sabe fatal. Puedes utilizar sprays antimordiscos como Bitter Apple para que tus manos sean menos apetecibles.

Cuando tu cachorro te muerda, quédate quieto y espera a que reaccione al sabor amargo. Cuando te suelte, elógialo y redirígelo hacia una golosina o un juguete.

Adiestramiento para lamer en lugar de morder

Si no puedes conseguir que tu cachorro deje de meter la boca en la gente, al menos puedes llegar a un acuerdo adiestrándolo para que lama en lugar de morder.

He aquí cómo ayudar a tu cachorro a aprender a «dar besos».

Sala de tiempo muerto

Si tu cachorro no capta el mensaje, puedes calmarlo en una habitación con tiempo fuera.

Puedes hacer esto si parece que no pueden dejar de morderte incluso cuando se les presenta un juguete divertido o cuando no pueden controlarse alrededor de la pernera del pantalón de tu hijo pequeño.

No utilices la jaula como una habitación para pasar el tiempo. Debes asociar la jaula sólo con cosas buenas. Las jaulas también deben estar en el centro de la casa, con el resto de la manada, no aisladas.

Cuando pones a tu cachorro en una habitación de tiempo fuera, lo estás separando de la manada y de las cosas divertidas porque no puede calmarse. Es la misma forma en que lo aislarían otros miembros de la manada canina.

Un lavadero o un corral para cachorros funcionan bien para este ejercicio. Asegúrese de que la habitación es cómoda y segura para su cachorro.

Cuando el cachorro esté demasiado estimulado, mételo tranquilamente en la habitación con algunos juguetes para la dentición y vete. Cuando se haya calmado, puedes dejarle salir.

Enseñar «Déjalo»

También puedes enseñar a tu cachorro a «Dejarlo». Este adiestramiento puede aplicarse cuando intente morderte las manos o los pies. Éstos son algunos enfoques positivos para adiestrar a tu cachorro a «Dejarlo».

Enseñar a interactuar positivamente con los juguetes

Recuerde que su objetivo es enseñar a su cachorro una forma mejor de jugar. Enseñarle juegos interactivos, como buscar y traer, o traerle un juguete para que tire de él, le ayudará a demostrar que puede divertirse aún más si sigue sus reglas.

El juego positivo ayuda a desarrollar un vínculo con tu perro. Nunca hay que evitarlo, sólo hay que enseñarle a jugar sin morderte.

Enseñar a los cachorros a recuperar objetos les ayuda a cansarse, les da algo positivo que perseguir y centra su mordida en un objeto apropiado. Además, la mayoría de los labradores son bastante buenos recuperando objetos.

Recuerde que siempre que le pidamos a un cachorro que abandone un comportamiento, debe ser porque se le recompensa de una forma aún más emocionante y positiva por hacer otra cosa (y las cosas a nuestra manera).

Premie lo que sí quiere

En lugar de corregir a un cachorro cuando comete un error, siempre es mejor entrenarlo para lo que sí quiere y recompensar este comportamiento.

Enseñe a los cachorros que el hecho de que una mano se acerque a ellos no significa automáticamente que tengan que abrir la boca y morder. En el siguiente vídeo se muestra cómo.

Vídeo: Cómo evitar que un cachorro muerda

Este vídeo muestra cómo utilizar el adiestramiento con clicker para estimular a un cachorro en situaciones en las que normalmente mordería; y luego recompensarle cuando elija una interacción con la boca cerrada y tranquila.

Cachorros dominantes

La mayoría de los cachorros no intentan desafiarte con sus mordiscos, sino que simplemente están demasiado excitados. Sin embargo, a medida que los cachorros maduran, puede haber alguno que utilice los mordiscos como forma de tomar el mando.

Los cachorros dominantes pueden morder para demostrarle que quieren ser los jefes a medida que maduran. Esto ocurre de forma natural entre los compañeros de camada, ya que todas las manadas tienen un orden jerárquico.

Si crees que tu cachorro quiere ser el jefe con su mordisco, no grites más. Esto le refuerza que te estás echando atrás y que él es el líder en la relación.

En su lugar, utiliza la correa para atar al cachorro y que no pueda llegar hasta ti o ponlo en una habitación de tiempo fuera.

Mantenga siempre la calma y sea firme con su cachorro, pero ponga fin al juego en cuanto empiece a disputarse el liderazgo en lugar de jugar.

Un bocado cada vez

Aunque pueda parecer que tu cachorro no capta el mensaje, empezarás a ver resultados siempre que seas constante con su adiestramiento.

Recuerde que la alternativa a no adiestrar a su perro es que un animal grande meta la boca en la gente, lo cual no es divertido para nadie y, además, puede ser peligroso.

Ten paciencia con tu cachorro. Recuerda que morder es normal en la cultura canina. Es tu responsabilidad enseñarle a tu peludo cómo interactuar en nuestro mundo humano.

Si se mantiene pacientemente positivo, entrena de forma coherente y redirige y recompensa el buen comportamiento, pronto verá un cachorro que aprende a traerle un juguete de tracción en lugar de destrozarle los pantalones.

Créditos de la imagen del producto: © Amazon.com

Guardar en Pinterest

Todo el contenido de este sitio se proporciona únicamente con fines informativos y de entretenimiento. No pretende ser ni puede considerarse asesoramiento profesional procesable. No debe utilizarse como alternativa a la búsqueda de asesoramiento profesional de un veterinario u otro profesional certificado.

LabradorTrainingHQ.com no asume ninguna responsabilidad por el uso o mal uso de lo que está escrito en este sitio. Por favor, consulte a un profesional antes de tomar cualquier curso de acción con cualquier médico, la salud o el comportamiento relacionados con la cuestión.

En «Cuándo dejan de morder los cachorros», la experta en cachorros Pippa Mattinson te da algunos consejos para que superes la fase de mordiscos y salgas del otro lado sin lágrimas. A continuación encontrarás un vídeo muy útil. Veremos algunos de los factores desencadenantes que hacen que los mordiscos de los cachorros sean mucho peores, cómo acortar la fase de mordiscos y cómo puedes ayudar a que los niños pequeños y los cachorros se lleven bien.

¿Cuándo empieza a morder?

Ser mordido por un cachorro de 8 semanas es sorprendentemente doloroso. También es muy molesto. Después de todo, ¡generalmente no mordemos a nuestros amigos! Los cachorros empiezan a echar los dientes a los 3-4 meses de edad. Los cachorros muerden porque les están saliendo los dientes, pero también muerden jugando. Y los mordiscos tienden a empezar en serio una vez que el cachorro se ha instalado en su nuevo hogar, es decir, alrededor de las 9 semanas de edad.

Salvo algunas excepciones, los cachorros dejan de morder cuando tienen toda su dentadura adulta, a los 7 meses. Afortunadamente, puedes hacer que tu cachorro deje de morder mucho antes de que le salgan todos los dientes de adulto. Y de eso trata esta guía. Así que vamos a descubrir cómo hacer que un cachorro deje de morderte y empezar a disfrutar de ellos de nuevo.

CONTENIDO

Si necesita pasar urgentemente a las instrucciones de formación, utilice los enlaces anteriores; de lo contrario, probablemente sea mejor empezar por el principio e ir avanzando por la guía hasta el final.

Todo el mundo sabe que los labradores son los perros más adorables y cariñosos del mundo. Entonces, ¿cómo es que tu adorable cachorro ha sido sustituido por un pequeño y peludo cocodrilo? Vamos a averiguarlo

¿Todos los labradores muerden?

Cualquiera que comparta su hogar con un cachorro de 10 ó 12 semanas le dirá que los labradores muerden. Y puedo asegurarle que esto se aplica a todos los labradores en los primeros meses de vida. Afortunadamente, se trata de una fase por la que pasan los cachorros y no de un defecto de carácter permanente. Y la mayoría de los labradores adultos son, de hecho, perros de muy buen carácter.

Antes de empezar a mostrarte cómo transformar a tu cachorro labrador de cocodrilo a amigo mimoso de nuevo, echaremos un pequeño vistazo a lo que hace que tu cachorro sea tan mordedor. Y también a lo que es normal, y a lo que no lo es.

Mi cachorro muerde mucho

Los padres de un cachorro suelen decir «pero no creo que sea normal que muerda, muerde mucho y sobre todo a los niños», y es preocupante cuando las lágrimas de los niños después de jugar con el cachorro no son las lágrimas de alegría que esperabas.

Cuando su nuevo cachorro está en pleno «modo mordedor» y persigue a su aterrorizado hijo de tres años por toda la cocina, se le puede perdonar que se pregunte si ha cometido un terrible error al traerlo a sus vidas. Veámoslo más de cerca

Mi cachorro muerde a mis hijos

Si sus hijos lloran porque les muerden cada vez que intentan jugar y abrazar a su nuevo amigo, puede preguntarse si su cachorro se está volviendo agresivo.

Afortunadamente, puedo asegurarle que no es así. Aunque su cachorro pueda asustar a sus hijos con sus dientes afilados y sus gruñidos, su comportamiento actual no significa que vaya a ser una amenaza para su seguridad en el futuro.

Afortunadamente, los estudios han demostrado que el comportamiento de los cachorros pequeños no predice el de los adultos.

¿Por qué muerden los cachorros a los niños?

Algunos criadores no venden cachorros a hogares en los que hay niños pequeños, porque los cachorros suelen morder a los niños y adolescentes con más fuerza y persistencia que a los adultos. Es normal que los cachorros pequeños hagan llorar a los niños pequeños, pero antes de que se apresure a llevar a su cachorro al refugio local, tenga un momento de paciencia conmigo, porque puedo ayudarle con eso.

Los niños emiten señales contradictorias al cachorro. Y como los cachorros no saben interpretar los movimientos y las vocalizaciones de los niños, responden de forma inadecuada. Afortunadamente, hay muchas formas de facilitar las cosas, tanto para ti como para tus hijos. Las veremos dentro de un momento.

En resumen, hay que tener un poco de paciencia en este punto, y ayuda saber que esta fase pasa bastante rápido. Y que es completamente normal que todos los cachorros muerdan mucho, ¡y que muerdan a los niños con especial entusiasmo!

¿Por qué muerden tanto los cachorros de labrador?

Hay que decir que los labradores son incluso más mordedores que otras razas de perros durante esta etapa de su desarrollo. De hecho, los retrievers suelen ser muy mordedores cuando son cachorros.

Hemos criado a estos perros durante generaciones para que estén un poco obsesionados con meterse cosas en la boca, así que quizá no sea tan sorprendente que sean muy bocazas cuando aún son pequeños y muy juguetones. Sin embargo, los mordiscos constantes pueden resultar chocantes para cualquiera que pensara que había adoptado una raza «suave», al igual que el dolor de ser mordido.

«¡No son ‘mordisquitos’!», dicen muchos padres de cachorros primerizos, «¡son auténticos ‘mordiscos’!».

¡Mi cachorro muerde muy fuerte!

«Un momento», te preguntarás, «mi cachorro me está haciendo daño, ¿no es normal?» La respuesta es que sí. Los mordiscos de los cachorros duelen y a veces dejan marcas.

Dolor, moratones, arañazos, pequeñas marcas de dientes en tu niño, todo esto forma parte de la crianza de un cachorro. Algunos cachorros muy entusiastas incluso sacan sangre en ocasiones. Todo esto es normal, pero te explicaré qué puedes hacer al respecto.

«De acuerdo», dices, «así que los mordiscos son normales, y el dolor es normal, pero el ruido, los gruñidos… eso no es normal, ¿verdad?».

¿Es agresivo mi cachorro?

Puede que la preocupación más grave de los padres de cachorros sea el miedo a que su cachorro se vuelva agresivo. Puede que hayamos convivido con perros durante miles de años, pero eso no altera el hecho de que se trata de poderosos depredadores con mandíbulas capaces de hacer mucho daño.

Es natural que un propietario inexperto se preocupe de que el comportamiento de su cachorro pueda ser señal de la presencia de un animal peligroso.

Lo que más suele hacer pensar a la gente que su cachorro es agresivo no son los mordiscos constantes, ni lo fuerte que muerde, ni siquiera lo mucho que le duele. Lo que realmente preocupa a la gente son los gruñidos.

Mi cachorro me gruñe

Cuando los cachorros juegan, practican su ferocidad. Se lanzan a la actuación con gran entusiasmo. Y son brillantes en ello.

El objetivo de tu cachorro es sonar tremendamente fiero y asustadizo. Todo forma parte del juego. Y la parte más importante de ese juego es hacer el mayor ruido posible y sonar lo más enfadado posible.

Así pues, todos los cachorros gruñen o gruñen ferozmente cuando juegan, mientras muerden y, a veces, cuando intentan atraer a sus pobres dueños a otro juego más. Tu cachorro no sólo sonará feroz, sino que también tendrá un aspecto feroz. Su carita estará toda contraída, sus labios retraídos, enseñando los dientes… ¡No es de extrañar que tus hijos se le hayan ido de las manos!

Tanto la madre de tu cachorro como sus hermanos y hermanas entendieron que se trataba de un juego y no se molestaron por ello. Así que él no tiene ni idea de que está asustando a tus hijos ni de que te estás preguntando si se está convirtiendo en una horrible bestia agresiva y peligrosa.

Por favor, quédate tranquilo, que por muy fiero que suene tu cachorro de diez semanas, es sólo un juego. Él realmente sólo está jugando.

Comportamiento normal del cachorro durante el juego

Así pues, la cruda realidad es que todos los cachorros muerden. Y muchas mordeduras de cachorro son bastante dolorosas. Algunos cachorros de Labrador muerden más que la mayoría, y morder mucho y gruñir o gruñir al mismo tiempo es normal.

Los cachorros muerden las manos que van a acariciarles, los pies descalzos y tiran alegremente de la ropa, mientras intentan sonar lo más fieros que pueden. Todo esto es normal.

Y usted, como es natural, querrá saber exactamente cuándo va a parar.

¿Cuándo dejan de morder los cachorros?

Aunque no haga nada, si no juega mucho físicamente con su cachorro, los mordiscos empezarán a disminuir de forma natural en torno a los cuatro o cinco meses de edad. Esto suele ocurrir sin mucho adiestramiento activo «sin mordiscos» en familias en las que sólo hay uno o dos adultos, que tienen experiencia con cachorros y no los excitan.

También ocurre en familias de perros de trabajo en las que los perros pueden estar enjaulados o, al menos, no se les permite interactuar sin supervisión con nadie aparte de su adiestrador o cuidador principal. Un estudio realizado con cachorros de perro lazarillo en 2001 demostró que el simple hecho de rechazar la interacción y negarse a jugar era suficiente para que los cachorros dejaran de morder a sus paseadores adultos.

Pero, y es un gran pero, en la mayoría de las familias jóvenes, esto no es siempre lo que ocurre. En muchas familias, especialmente cuando el cachorro es una novedad, todo el mundo juega con el cachorro, y a menudo de una manera bastante física. Esto excita mucho a los cachorros y tiende a empeorar el hábito de morder. Los dueños de cachorros inexpertos también tienden a prolongar inadvertidamente la fase de morder al recompensar al cachorro con atención cuando éstemordiscos.

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

Morder es una etapa frustrante y a veces dolorosa del desarrollo del cachorro, pero por muy feroz que suene su cachorro y por muy fuerte que muerda, en realidad es sólo un comportamiento juguetón y normal de un cachorro. Y la mayoría de los cachorros dejan de hacerlo a los dos años, y han reducido sus mordiscos de forma significativa al año de edad.

Si se trata de tu primer cachorro, una buena clase de preescolar para cachorros que utilice métodos modernos de adiestramiento sin uso de la fuerza te ayudará a superar esta etapa y también te ayudará a evitar otros problemas de comportamiento del cachorro.

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

Sigue los cinco pasos anteriores para ayudar a tu cachorro a superar esta fase lo más rápida y cómodamente posible. Y no olvides unirte al foro para obtener el apoyo de otros padres de cachorros.

Cosas que empeoran los mordiscos

En resumen, estas son las tres cosas que empeoran la mordedura en la mayoría de los cachorros de Labrador

Vayamos por partes:

Los cachorros muerden más si están excitados. Cuanto más excitados están, más fuerte muerden. Los juegos físicos bruscos excitan a los cachorros, frotarles la barriga, perseguirlos, agarrarlos… Todas estas cosas excitan a los cachorros.

El comportamiento ruidoso también puede excitar a los cachorros: niños que chillan o lloran, adultos que gritan o se enfadan… Todo esto puede provocar una especie de «crisis» en los cachorros.

Recompensar a los cachorros con atención

Recompensar a los cachorros por morder también hace que muerdan más, y prolonga la fase de morder. Puede que pienses que no estás recompensando a tu cachorro por morder, pero probablemente lo estás haciendo. Y probablemente le estás recompensando con «atención».

A los cachorros les encanta llamar la atención. Los cachorros de labrador son especialmente sociables y les encanta llamar la atención más que a la mayoría de los cachorros. Cualquier tipo de contacto con usted, o con otros miembros de la familia, incluido el contacto físico, hablar, gritar, incluso el contacto visual, recompensa a su cachorro.

Y si le das estas cosas mientras muerde, esto reforzará el comportamiento de morder y morderá más en el futuro.

Pobre inhibición de la mordida

Lo que hace que las mordeduras duelan más, es una inhibición deficiente de la mordedura. Por eso, en la siguiente sección se explica qué es la inhibición de la mordedura y cómo puedes ayudar a tu cachorro a mejorar la suya.

¿Qué es la inhibición de la mordida?

Con sólo ocho o nueve semanas, los cachorros de labrador son capaces de aplastar con sus mandíbulas huesos del grosor de un dedo meñique.

Pero tu cachorro no te rompe los dedos cuando te muerde. Probablemente ni siquiera te rompa la piel. Esto se debe a un proceso llamado «inhibición de la mordedura».

Tu cachorro ha estado aprendiendo a inhibir su mordida desde que era pequeño. Es el equivalente a «aguantarse las ganas». Tanto su madre como sus hermanos y hermanas han contribuido a enseñarle lo fuerte que puede morder sin hacerles daño.

Piel contra piel

Por desgracia, tú no tienes un bonito abrigo de piel, así que el nivel de fuerza que tu cachorro podría emplear con su madre, es demasiado doloroso para la delicada piel humana. Pero eso él aún no lo sabe.

Aquí es donde entra en juego el adiestramiento. Le enseñarás cuánta fuerza es aceptable. Entonces, ¿por qué no le enseñamos a no morder desde el principio?

Bueno, puede hacerlo, pero varios expertos opinan que el adiestramiento de inhibición de la mordida por etapas es muy importante para asegurarse de que su cachorro tiene un control total sobre la cantidad de fuerza que aplica en cualquier momento en el futuro.

¿Y la dentición del cachorro?

Antes hemos mencionado la dentición porque la gente tiende a asociar el hecho de morder con la dentición. Entonces, ¿es cierto que los cachorros muerden tanto porque les están saliendo los dientes? y ¿cuánto tiempo durará la dentición? En realidad, la mayoría de los problemas de los cachorros al morder son simplemente juegos.

Es posible que los cachorros muerdan o se metan los dedos en la boca para aliviar las molestias de la dentición, pero ésta no es la causa principal de los problemas de mordeduras que encontramos en los hogares con cachorros pequeños. Y, desde luego, no es la causa de los gruñidos y tirones que acompañan a los mordiscos de juego. Eso son sólo cachorros que se divierten.

La mayoría de los cachorros tienen sus dientes adultos a los 7 meses, pero morder no suele durar tanto.

Morder a las 9 o 10 semanas

En esta fase, la mordida de tu cachorro no es tan potente como lo será en una o dos semanas, pero sus dientes siguen afilados como agujas.

No te dejes llevar por una falsa sensación de seguridad porque tu cachorro sea muy pequeño. Está creciendo rápido y a las 11 o 12 semanas esas mordeduras dolerán mucho más. El momento de empezar a tomar medidas es ahora!

Cómo adiestrar a un cachorro para que no muerda

Ahora que hemos visto por qué muerden los cachorros de Labrador y algunas de las cosas que empeoran la mordedura, veamos cómo mejorar las cosas. Lo haremos por etapas

#Primera etapa: Separar y supervisar

El primer paso en este proceso es proteger a los niños que tengas o que visiten y jueguen con tu cachorro.

Es muy posible que haya tenido en mente una imagen encantadora de su dulce cachorro y sus hijos jugando felices juntos mientras usted se relaja con una copa de vino o corta el césped. Pero, de momento, tiene que dejar esta imagen a un lado.

Los niños menores de cinco años no son capaces de jugar con un cachorro de menos de cuatro meses sin que les muerda, por lo que debes supervisar todas las interacciones entre ellos.

Visitantes juguetones

No sólo los niños juegan de forma inapropiada con los cachorros. He visto a hombres adultos forcejear bruscamente con un cachorro diminuto, haciéndolo rodar por el suelo, emitiendo gruñidos, mientras el cachorro le roía los nudillos.

Puede parecerle un poco divertido, con sus manos curtidas en el trabajo, pero no habrá final feliz cuando el cachorro intente este juego con tu hijo pequeño.

Una vez más, la clave es la supervisión o la separación, y si tu visitante no se muestra tranquilo con tu cachorro, mételo en su jaula hasta que tu bullicioso invitado se haya marchado.

Mantener la cordura y disfrutar del cachorro

Si no te lo esperabas, puede parecer un gran problema, pero la supervisión y cierta separación son esenciales si quieres mantener la cordura y que tus hijos se sequen las lágrimas y sigan disfrutando de su cachorro.

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

En el caso de los niños mayores, hay que enseñarles a interactuar con el cachorro sin exaltarlo. Los cachorros de labrador, al igual que los niños pequeños, se sobreexcitan con facilidad, y cuando se sobreexcitan empiezan a hacer el tonto.

No te preocupes, las cosas mejorarán muy rápidamente a medida que el cachorro aprenda a controlar sus mordiscos. La siguiente etapa consiste en asegurarte de que evitas hacer todas esas cosas de las que hemos hablado que empeoran los mordiscos

#Segunda etapa: No empeorar las cosas

¿Recuerdas que hablamos de la excitación y la atención? Tu primera tarea en esta fase es mantener la calma de tu cachorro. Reconocer cuándo se está excitando demasiado y «romper» el juego.

La segunda tarea consiste en dejar de recompensar a tu cachorro por morder. Recuerda que la recompensa favorita de un cachorro labrador es tu atención.

Asegúrate de que el cachorro no reciba ninguna recompensa cuando muerda a alguien, especialmente ninguna atención. En la siguiente fase se explica cómo puedes hacerlo.

#Tercera etapa: Enseñe a su cachorro a no hacerle daño

Se trata del adiestramiento de «inhibición de la mordedura» del que hablábamos antes. Es el proceso por el que el cachorro aprende a usar la boca con suavidad sobre tu piel, y lleva un poco de tiempo.

La inhibición de la mordida se enseña por etapas.

El cachorro aprende a reducir gradualmente la potencia de sus mordiscos y, con el tiempo, se le enseña a no «morder» la piel humana en absoluto.

La mayoría de los expertos creen que merece la pena dedicar tiempo a esto. Empezaremos por enseñar al cachorro a no hacernos daño con los dientes.

Qué hacer cuando tu cachorro muerde

Si tu cachorro te muerde y te hace daño, retírale la atención inmediatamente. Aquí es donde las puertas para bebés pueden ser realmente útiles.

Si estás jugando con tu cachorro y te muerde, puedes pasar por encima de la verja, con lo que le quitarás toda la atención. De repente, su compañero de juegos ha desaparecido.

¿Y los chillidos?

Es posible que hayas oído que un cachorro dejará de morder si gritas o chillas. Y puedes intentarlo, porque funciona con algunos cachorros. Pero muchos cachorros se ponen incluso más excitados por el aullido, y en otros no tiene ningún efecto.

La señal más fuerte que puedes dar a tu cachorro es la pérdida de tu presencia y atención.

¿Y el castigo?

Algunas personas intentan que los cachorros dejen de morder pegándoles o gritándoles, pero esto plantea varios problemas.

Y en cualquier caso, no querrás que tu cachorro te tenga miedo, esa no es una buena manera de empezar vuestra amistad.

Y lo que es más importante, se ha demostrado que el castigo mediante reprimendas físicas o verbales se asocia con la agresividad en etapas posteriores de la vida del perro, lo cual, por supuesto, es justo lo contrario de lo que se pretende conseguir.

Por eso, los conductistas modernos y los profesionales veterinarios recomiendan ahora que se enseñe a los cachorros con métodos de adiestramiento positivos y no por la fuerza.

Puede encontrar más información sobre el impacto potencial de castigar a su Labrador aquí.

¿Y si tienes que trasladar a un cachorro mordedor?

Si tienes que apartar al cachorro en lugar de alejarte de él, es posible que te muerda las manos cuando vayas a cogerlo o a agarrar su collar. Esto es lo que debes hacer si te ocurre:

Cómo evitar que su cachorro muerda las manos

Algunos cachorros muerden cuando se les coge, otros cuando se les acaricia.

Somos aficionados a mover los dedos ante los cachorros, acariciarlos y frotarles los dedos en el pelo, comportamientos que los perros no entienden realmente. Y muchos cachorros ven los dedos de las manos y los pies como algo que perseguir y con lo que jugar.

Las manos son un blanco especial para los mordiscos de los cachorros, así que enseñe a sus hijos a interactuar con su cachorro utilizando juguetes de los que pueda tirar y morder, en lugar de jugar con él con las manos desnudas.

En lugar de utilizar tu mano como juguete o frotar la barriga de tu cachorro, utiliza una cuerda larga y resistente para jugar con él.

Distraer a su cachorro

Si quieres sentarte y acariciar a tu cachorro, o lo hacen tus hijos, dale golosinas o sujétale un trozo de cuero crudo con una mano para que pueda roerlo. Una vez que esté comiendo o masticando tranquilamente, podrás acariciarlo sin que te muerda.

Utilizar una línea de vivienda

Si su cachorro le muerde las manos con frecuencia cuando va a cogerle cuando está sobreexcitado, necesita una forma mejor de apartarle de lo que está haciendo.

Haz que tu cachorro lleve un arnés y una línea de sujeción para que puedas coger el extremo de la línea y llevarlo a donde quieras sin que se agarre a tus manos.

#Cuarta etapa: Adiestrar al cachorro para que no muerda

Aquí es donde enseñamos al cachorro a dejar que le acariciemos y le acariciemos, o que le manipulemos de la forma que queramos, sin que ponga su boca alrededor de nuestros dedos.

La mejor forma de hacerlo es con un clicker y algunas golosinas para perros, pero también puedes utilizar una palabra como SÍ en lugar del click.

Para empezar, no le pongas la mano en la cara, prepárale para ganar. Ve poco a poco hasta que puedas tocarle en cualquier parte de la cabeza o del cuerpo, cogerle las patas, etc. Todo ello sin que te agarre o te muerda.

¿Qué hago si me habla?

Si el cachorro te agarra la mano, es que te has acercado demasiado. Haz pequeños movimientos de la mano alejándote de él hasta que los ignore, y luego acércalos gradualmente.

Hay un bonito vídeo que muestra esta técnica en los canales de youtube de Kikopup

#Fase Cinco: Jugar con seguridad

A medida que los cachorros crecen pueden reaparecer los mordiscos. Los cachorros de entre seis y nueve meses de edad, son extremadamente bulliciosos y pueden empezar a morder con los dientes durante el juego. A esta edad, su cachorro ya ha crecido más de la mitad y su tamaño y peso suponen un problema importante si se permite el juego brusco.

El secreto para evitar y resolver este problema es cambiar tu forma de interactuar con tu cachorro y asegurarte de que los niños siguen tu ejemplo.

No se debe permitir que los cachorros bulliciosos y excitables jueguen a juegos bruscos con personas pequeñas. Las consecuencias pueden ser muy desagradables, y no es casualidad que ésta sea la edad a la que muchos perros jóvenes son abandonados o entregados al rescate.

Juego seguro para cachorros

El secreto para evitar este tipo de problemas es «jugar con seguridad». Y puedes leerlo todo sobre cómo jugar con seguridad con un perro grande en este artículo: Jugar con seguridad con tu labrador

Si tiene dificultades para resolver el problema de los mordiscos bulliciosos en un perro joven, merece la pena que pase una o dos horas con un especialista en comportamiento.

Podrán ver en qué te estás equivocando y darte consejos prácticos para calmar a tu perro y acabar con los mordiscos de una vez por todas. Aquí tienes algunos artículos más que pueden resultarte útiles:

Referencias y lecturas complementarias

Cuando se disciplina a un Labrador, muchas personas asumen erróneamente que significa sólo castigo, como nalgadas o negar la comida, sin embargo, este no es el caso. Cuando se disciplina a un perro nos referimos a enseñarle reglas y aprender el comportamiento correcto. Entonces, ¿cómo disciplinar a un Labrador?

Para disciplinar a un Labrador utilizar el refuerzo positivo para recompensar el buen comportamiento, como dar golosinas o juguetes. También se puede utilizar el refuerzo negativo, como retirar la recompensa por mal comportamiento. Nuestro objetivo es aumentar la frecuencia de respuesta en ambos métodos.

La disciplina no es algo negativo. La palabra tiene su origen en el latín » discipulus,» Significado alumno, estudiante, discípulo. Un discípulo es alguien que sigue, así que queremos que nuestro Labrador siga lo que le enseñamos y aprenda un buen comportamiento.

Veremos el significado exacto de refuerzo positivo y refuerzo negativo y daremos ejemplos.

Sin embargo, para insinuar «lo que no se debe hacer» al disciplinar a su labrador, el castigo físico y los gritos sólo provocan miedo y desconfianza en su perro, lo que, en última instancia, perjudica la relación positiva que mantiene con él.

¿Quieres ver los últimos artículos para perros Labrador que son populares en este momento? Puedes encontrarlos en Amazon. También puedes hacer clic en el botón de abajo.

Sigue leyendo para saber exactamente cómo disciplinar a un Labrador Retriever ¡Empecemos!

Cómo disciplinar a su labrador: ¿lo está haciendo bien?

Los dueños suelen cometer varios errores al disciplinar a sus perros. Si utiliza repetidamente métodos equivocados para reprender a su labrador, esto puede acabar siendo inadecuado o contraproducente.

Observe estos errores comunes al regañar a su perro en este vídeo…

Hay dos momentos cruciales en los que disciplinar a su Labrador es más eficaz. La primera es durante el adiestramiento básico de obediencia, cuando su perro es todavía un cachorro.

Los labradores son una raza inteligente y de buen temperamento. También son conocidos por mostrar una gran iniciativa, especialmente en funciones de trabajo, pero cualquier perro puede ser testarudo si no se establece como líder.

Por este motivo, las primeras semanas y meses son vitales para que su cachorro aprenda las diferencias entre un comportamiento aceptable y uno malo.

Aunque los cachorros jóvenes tienen un periodo de atención corto, el mejor momento para aprender las órdenes básicas de adiestramiento es a partir de las 8 semanas. A esta temprana edad, las sesiones de adiestramiento sólo deben durar 5 minutos, pero pueden repetirse una o dos veces a lo largo del día. Consulta mi guía para principiantes sobre cómo adiestrar a un cachorro de labrador de 8 semanas.

El segundo momento de disciplina efectiva es cuando su Labrador realiza un comportamiento no deseado. En el momento en que su perro se comporte mal, debe comunicarle inmediatamente que su acción no es aceptable, con un mensaje firme de «no» o «Ahh Ahh» y/o la retirada de una recompensa.

Expresar su decepción y negar una recompensa inmediatamente después de realizar una acción impropia ayuda a su Labrador a asociar su mal comportamiento con la experiencia de no recibir recompensa. Si este mensaje se da más tarde, se pierde un momento disciplinario.

¿Por qué? Porque regañar a tu labrador mucho tiempo después de haber hecho algo mal es absurdo, ya que los perros sólo tienen una memoria a corto plazo de 2 minutos y no son capaces de asociar algo que ha sucedido horas, o incluso minutos antes.

Un ejemplo clásico de esto es cómo tu labrador seguirá excitándose cuando entres por la puerta aunque hayas estado con él hace 10 minutos. Esto se debe a que no lo recuerda.

Sin embargo, los perros pueden recordar sus órdenes de adiestramiento a través de la memoria asociativa Esto significa que pueden recordar asociaciones entre órdenes, circunstancias y comportamientos.

Por ejemplo, pueden asociar la relación entre dos cosas, como responder a órdenes o recordar la ubicación de un hueso escondido. Sorprendentemente, un estudio reciente también ha demostrado que los perros pueden recordar hechos concretos del pasado, lo que se conoce como memoria episódica.

Por qué su labrador desprecia el buen comportamiento: 5 razones

Hay ocasiones en las que un comportamiento que requiere medidas disciplinarias no se debe a la memoria a corto plazo de un perro o a un mal adiestramiento, sino a que su labrador se está comportando mal a propósito, ¡sea consciente de ello o no!

He aquí cinco razones por las que tu perro desafiará la ética de buena conducta que le has enseñado:

1. Su labrador busca atención

Si está demasiado ocupado y no tiene tiempo para estar con su labrador o le deja a menudo en su jaula, encontrará la forma de llamar su atención. Si el buen comportamiento no funciona, su perro encontrará la forma de conseguir una reacción por su parte, ¡y podría ser desafiando las cosas buenas que le ha enseñado a hacer!

Reaccionar negativamente ante el comportamiento de su perro no hará que deje de portarse mal. De hecho, podría reforzarlo, ya que al menos recibe algo de atención por tu parte si sigue ladrando o saltando sobre ti.

En su lugar, ignore el mal comportamiento y recompénselo cuando haya retomado el comportamiento positivo aprendido. Por ejemplo, si su labrador salta constantemente hacia usted, ignórelo dándole la espalda. En cuanto tenga las cuatro patas en el suelo, recompénselo.

Si su labrador le ladra repetidamente para llamar su atención, no le grite ni responda a sus demandas recogiendo el juguete que ha dejado a sus pies. En lugar de eso, ignórele hasta que se calle y, en ese preciso momento, recompénselo rápidamente con una golosina y muchos elogios.

Y, por supuesto, ¡encuentra tiempo para estar con tu perro!

CONSEJO PROFESIONAL Echa un vistazo a mis recomendaciones para las mejores jaulas para perros labradores (y corralitos), incluidas las jaulas blandas, las jaulas de viaje y el estilo de los muebles.

2. Su perro no ha hecho ejercicio

Los labradores se consideran una raza de trabajo y, como tales, necesitan una buena dosis de ejercicio y estimulación diarios. No olvidemos que inicialmente se criaron para recuperar aves acuáticas para los cazadores.

Como perro muy enérgico, un Labrador Retriever adulto necesita entre 1 y 1,5 horas de ejercicio diario. Esto puede variar en función de diversos factores como la edad, el tamaño, la salud y la genética.

Si no ejercitas lo suficiente a tu perro, correrá el riesgo de sufrir problemas de salud como la obesidad, y este estudio reciente demostró que los labradores son la raza canina con más probabilidades de padecer obesidad debido a un gen POMC mutado asociado con el peso y la motivación por la comida.

Para saber más sobre el control del peso y conocer cuál es la mejor dieta para los labradores, consulta mi artículo principal sobre nutrición, tipos de dieta y qué pueden comer exactamente y qué no.

Los perros que no tienen salidas energéticas recurrirán a comportamientos destructivos, ya que necesitan encontrar una forma de entretenerse. Masticar, morder, ladrar, escarbar, pasearse, saltar sobre las personas, orinar en casa y la hiperactividad general son ejemplos de comportamiento destructivo.

En este estudio, la investigación demostró que los perros que realizaban actividad física mostraban menos comportamientos indeseables que un grupo de perros inactivos, lo que sugería que estaban menos frustrados y estresados.

En lugar de castigar, encuentre tiempo para ejercitar a su Labrador.

Por cierto, si estás pensando en comprar un producto o juguete para tu perro, echa un vistazo a mis artículos favoritos a continuación. Además, ¡fíjate en la garantía de 10 años de la cama para perros!

3. Su laboratorio está confundido

Si sus habilidades de disciplina son inadecuadas, su Labrador puede estar confundido. Si usted está castigando constantemente a su perro y probablemente lo hace bien después del evento, sin duda está perdiendo el momento de la disciplina. Sólo logrará confusión, miedo, ansiedad, desconfianza y agresión en su perro.

Discipline a su Labrador retirando la recompensa en cuanto se muestre el mal comportamiento. A continuación, redirija rápidamente la acción no deseada a la esperada y recompense el buen comportamiento cuando se realice.

4. El comportamiento no se ha dominado

Tu perro puede estar ignorando un buen comportamiento si tuvo un adiestramiento inicial inadecuado y no dominó el comportamiento. Si traes a casa un perro nuevo que ya ha aprendido un comportamiento inadecuado, tendrás que volver a introducir las normas de su nuevo hogar. Requerirá paciencia y constancia por tu parte. Mi guía completa, Calendario de adiestramiento de cachorros de labrador: qué enseñar mes a mes, puede ayudarte con esto.

Del mismo modo, si no se completa el adiestramiento, el cachorro puede retroceder, Si vuelve a empezar, asegúrese de completar el proceso de aprendizaje esta vez y evite métodos ineficaces como la insistencia y entrene a su labrador para que responda siempre a una única señal.

A veces, cuando los cachorros son retirados demasiado pronto de la camada, no han aprendido correctamente ciertas habilidades de comportamiento social. como la inhibición de la mordida.

No se debe separar a los cachorros de la madre antes de que tengan 8 semanas, ya que ésta aún les está enseñando buenos modales caninos y los disciplina cuando muerden demasiado fuerte o se pasan de la raya. Separar a un cachorro demasiado pronto de su madre puede afectar al comportamiento futuro del perro, como se detalla en este estudio.

5. Su laboratorio puede tener ansiedad por separación

Su labrador puede estar mostrando síntomas de ansiedad por separación, lo que significa que está pasando por un periodo de estrés y ansiedad debido a que se ha separado de alguien, normalmente su amo, pero ocasionalmente puede ser un antiguo dueño o un miembro de la familia que ya no está.

Si dejas regularmente a tu perro en su jaula durante horas y horas, también puede sufrir esta afección. Existen muchos mitos sobre cuánto tiempo se puede dejar a un perro en una jaula. Consulta mi artículo principal para descubrir la verdad, ¿Cuánto tiempo se puede dejar a un labrador en una jaula?

Los problemas de comportamiento habituales de los perros con ansiedad por separación incluyen lloriqueos, ladridos o aullidos excesivos, hacer pis y caca en casa a pesar de estar adiestrados, escaparse de casa o del patio, masticar y destrozar cosas.

Para reducir o resolver la ansiedad por separación, utilice técnicas de modificación del comportamiento como el contracondicionamiento. Por ejemplo, puede condicionar a su labrador para que espere estar solo asociando el sonido de sus llaves con la obtención de un premio especial.

Otra técnica es la desensibilización. Aquí es donde usted enseña gradualmente a su Lab a enfrentarse a estar solo dejándolo en pequeños pasos. Por ejemplo, empiece haciendo salidas progresivas de 1-5 minutos, y aumente gradualmente.

Si el comportamiento impropio de su Labrador supera sus habilidades disciplinarias, es aconsejable buscar la ayuda de un adiestrador profesional. Si es un experto, sabrá que la corrección del comportamiento canino no se hace mediante el castigo.

Más información: Problemas comunes de comportamiento del Labrador (con soluciones)

Entonces, ¿cómo disciplinar a su Labrador Retriever sin castigarlo? Encuentre la respuesta en la siguiente sección.

Cómo disciplinar a su labrador: refuerzos positivos y negativos

La disciplina es la forma que tiene el dueño de decirle a su mascota que cierto comportamiento es apreciado y otro no. Para tener éxito, el perro debe ser capaz de entender qué acciones agradan a su amo y cuáles no.

Si el adiestramiento se ha realizado correctamente y el perro se porta mal, se debe dar un mensaje de «no hagas eso», o como solemos decir, debemos disciplinar a nuestro labrador.

Como ya se ha indicado, la forma más eficaz de disciplinar a su Labrador Retriever es mediante el refuerzo positivo y negativo. Esto es lo que significa.

El refuerzo positivo, también conocido como adiestramiento basado en recompensas, significa simplemente dar una recompensa para aumentar la frecuencia de respuesta.

Por ejemplo, cuando ordene a su labrador «VEN», al principio no lo entenderá, y es normal. Tendrá que utilizar gestos adicionales para que el perro entienda que «ven» significa caminar hacia usted.

Una vez comprendido esto, dar una recompensa envía el mensaje de que ir hacia usted es lo que debe hacer cada vez que oiga «ven». Su perro aprenderá rápidamente que las cosas buenas suceden cuando hace lo correcto.

Así es como se produce el refuerzo positivo:

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

En el refuerzo positivo las recompensas incluyen:

El refuerzo negativo significa quitar algo o eliminar una recompensa para aumentar la frecuencia de la respuesta. A menudo confunde a la gente, pero no significa «malo» o «castigar».

Un ejemplo clásico de refuerzo negativo es cuando se consigue que el perro se siente, empujando suavemente su trasero hacia el suelo para que se siente. Una vez que se sienta, se le recompensa liberando la presión.

Ha eliminado algo que el perro encuentra desagradable (la parte negativa) para aumentar el comportamiento de sentarse. Si sigue haciendo esto, el comportamiento se refuerza.

Así es como se produce el refuerzo negativo:

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

Ahora que ya sabes cuál es la mejor forma de disciplinar a tu labrador, vamos a ver lo que no debes hacer a la hora de reprenderle.

Cómo disciplinar a tu labrador: 5 cosas que «no debes hacer»

Ya hemos indicado que la disciplina no implica castigo, sino reforzar el buen comportamiento y disuadir el comportamiento impropio. En otras palabras, no debe castigar a su Labrador.

El castigo implica «lo que no se debe hacer». A continuación, le indicamos cinco «cosas que no se deben hacer» a la hora de disciplinar a su Labrador:

1. No recurra al castigo físico

Nunca se debe castigar físicamente a los perros, ya sea pegándole, dándole patadas, abofeteándole en el hocico, sacudiéndole, poniéndole un collar de descargas, utilizando el «rollo alfa» o agarrándole de la papada o del cuello.

También incluye otras formas de castigo que supondrían para el perro algún tipo de daño físico, como privarle de comida y agua, y castigos psicológicos, como enjaularlo o atarlo durante días.

Estas formas de castigo no consiguen nada positivo. Los perros no tienen capacidad de razonamiento para asociar el castigo a su acción y, por tanto, es poco probable que cambien.

También es un delito maltratar a un animal, y el maltrato no es sólo un acto violento, sino que también incluye la negligencia y la falta de atención al bienestar general.

2. No grite a su labrador

Los perros tienen una capacidad auditiva perfecta y pueden detectar los sonidos más agudos y los más graves. Saben diferenciar el tono de tu voz y saben que gritar es señal de que estás molesto o enfadado.

Los gritos pueden provocar miedo y agresividad en los labradores, lo que podría hacer que se volvieran contra ti con un mordisco o que intentaran huir. Con el tiempo, los perros también pueden adoptar una forma de indiferencia ante tus gritos y aprender a ignorarlos, lo que indicaría que nunca conseguirás nada con ellos en lo que a adiestramiento se refiere.

Este estudio demostró que los perros adiestrados con métodos basados en la aversión experimentaban un menor bienestar (incluidos los gritos) en comparación con los adiestrados con métodos basados en la recompensa (refuerzo positivo).

En lugar de gritar a su Labrador, conseguirá muchos más resultados si utiliza una voz tranquila y le da órdenes claras y seguras.

3. No restriegue la nariz de su labrador por la suciedad.

Algunos dueños de perros piensan que restregar la nariz de su cachorro en su caca o pis después de un accidente hará que no vuelva a repetirlo. Error! Esto sólo enseñará a tu perro a tenerte miedo. En cualquier caso, no sólo es asqueroso, sino antihigiénico e innecesario.

Ya hemos aprendido que los perros aprenden por asociación y tu cachorro puede asociar tu disgusto con intentar esconder dónde «ir» Puede que haga sus necesidades debajo de la cama o detrás del sofá si cree que te vas a enfadar.

En su lugar, si su Labrador ensucia la alfombra, rediríjalo rápidamente al exterior y recompénselo cuando termine, elogiándolo verbalmente. Consulte mi guía definitiva sobre el adiestramiento de los Labradores para aprender todo lo que necesita saber sobre el adiestramiento de los cachorros.

4. No fomentes el mal comportamiento

A veces, los dueños de labradores se ríen del mal comportamiento de su perro por aquello de que es «tan mono». Si su cachorro le muerde la zapatilla y a usted le parece gracioso y mono, le resultará difícil ordenarle que no le muerda la chaqueta de cuero cuando le ponga los dientes encima.

Del mismo modo, si te divierte que a tu cachorro le estén saliendo los dientes y te muerda la parte posterior de los tobillos, estoy seguro de que no te hará tanta gracia cuando sus dientes sean mucho más grandes, afilados y fuertes.

La cuestión es que, si no quieres que tu labrador muerda o mordisquee cualquier cosa que encuentre, tienes que ser consecuente a la hora de decir «¡no!» Ignorarlo una vez sólo provoca confusión y crea la expectativa de que puedes dejarlo pasar la próxima vez.

En la mayoría de las tiendas de animales hay mucho donde elegir en cuanto a juguetes para masticar y para la dentición, o siempre se puede encontrar una buena selección en Amazon. Siempre he pensado que el juguete clásico de KONG es el mejor, ya que dura para siempre y también es estupendo para jugar a perseguir y traer o para rellenarlo de golosinas.

5. No recompenses las conductas negativas con remordimientos

Nunca recompense un comportamiento negativo, ya que su labrador supondrá que eso es lo que usted quiere que haga. Como dueño de un perro con mucho amor por su mascota, es posible que se arrepienta de haberle negado una golosina por desobedecer una orden, ¡y luego decida darle tres en compensación!

Por mucho que apreciemos su verdadero amor por su Labrador, ¡sentimos informarle de que acaba de suspender el examen de entrenador!

Si, como dueño de un perro, se da cuenta de que no puede ser firme a la hora de disciplinar a su labrador, busque inmediatamente la ayuda de un adiestrador profesional. También puede aprender algunos consejos de endurecimiento, para no deshacer todo lo que consigue el adiestrador de su perro en cuanto se quede a solas con su mejor amigo.

Reflexiones finales

Disciplinar a su Labrador es un aspecto importante del adiestramiento. Pero es importante diferenciar la disciplina del castigo. Mientras que castigar puede causar daño a su perro, disciplinar tiene por objeto enseñar y reforzar un comportamiento positivo.

La corrección siempre funciona mejor que el castigo. El adiestramiento eficaz basado en recompensas y el refuerzo negativo son las dos formas más eficaces de utilizar la disciplina para adiestrar a su perro.

Evite el castigo físico y los gritos. La disciplina negativa es contraproducente y sólo dañará la intensa conexión entre usted y su perro y, en algunos casos, podría perderla para siempre.

Si crees que el comportamiento de tu perro está siendo demasiado para ti, busca la ayuda de un profesional. Espero que este artículo te haya servido de ayuda y ¡te deseo suerte con el adiestramiento!

Related Posts You May Like:

¿Estás luchando para que tu cachorro de Labrador deje de morder? Has leído todos los artículos, has seguido todos los consejos… ¡y nada funciona! Tu cachorro de Labrador está todavía Si te suena familiar, éste es tu artículo. Vamos a ver qué puedes hacer para que tu cachorro deje de morderte de una vez por todas.

Consejos contradictorios para que tu cachorro deje de morder

Muchos artículos te dirán que ignores a tu cachorro cuando muerda y que le ofrezcas un juguete en su lugar. Otros te dirán que chilles fuerte y que pongas a tu cachorro en «tiempo fuera». Algunos te dirán que castigues a tu cachorro que muerde. Otros te dirán que no debes hacer que tu cachorro deje de morder demasiado de repente, ni castigarle por morder, por miedo a que tenga consecuencias drásticas más adelante.

¿Quién tiene razón y quién no?

¿Ignorar hace que tu cachorro deje de morder?

Al principio, muchos propietarios de cachorros intentan ignorar al cachorro que muerde, pero pronto se dan cuenta de que no funciona. Este fracaso suele deberse a una o varias de las siguientes razones.

Pero, ¿qué hay del método del «chillido»?

¿El ruido frena los mordiscos de los cachorros?

No cabe duda de que un chillido suficientemente fuerte, seguido de la retirada inmediata de la atención, hará que muchos cachorros de labrador dejen de morder. A veces el tiempo suficiente para que un propietario hábil pueda redirigir al cachorro hacia una actividad más apropiada. Tampoco cabe duda de que para algunos cachorros, esto tiene el efecto contrario, y hace que muerdan con más fuerza y ferocidad.

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

Un cachorro que haya pasado suficiente tiempo con su madre puede ser más propenso a hacer caso de esta advertencia verbal, ya que esperará que vaya seguida de un fuerte chasquido de sus dientes y de una reprimenda más feroz si la ignora. Pero en este caso no hay garantías. Y el hecho es que, para algunos cachorros, chillar simplemente no funciona como estrategia eficaz contra los mordiscos.

Castigar al cachorro para que deje de morder

He oído a criadores, incluso con bastante experiencia, decir a los nuevos propietarios de cachorros que castiguen a su cachorro si muerde, ya sea intimidándolo con un gruñido de enfado o incluso con un castigo físico, como una sacudida de pelaje o una bofetada. Esto puede «funcionar», pero hay problemas con este enfoque.

Muchos expertos creen que los cachorros deben aprender a morder o agarrarse a los humanos con suavidad, antes de que se les enseñe a no morder del todo. Este proceso se denomina inhibición de la mordedura. Y el uso del castigo puede reducir todas las mordeduras en lugar de sólo las más duras y dolorosas.

Hoy en día, a mucha gente le gusta adiestrar a los perros sin castigos. Y hay razones de peso para unirse a ellos – echa un vistazo a este artículo – los inconvenientes de castigar a los perros.

Enseñar al cachorro a dejar de morder

¿Por qué deberíamos enseñar a los perros a morder a los humanos con suavidad? ¿Por qué no es mejor enseñarles a no morder en absoluto, desde el principio? La idea de reducir las mordeduras gradualmente fue popularizada por Ian Dunbar. La teoría es que un perro que aprende a inhibir su mordedura (es decir, a morder sin fuerza), tendrá menos probabilidades de dañar a una persona si muerde más adelante en su vida (en el juego o cuando se asusta o se lesiona por…).ejemplo).

Puede leer más sobre la inhibición de la mordida aquí: Cachorros de labrador que muerden. El concepto es sólido, y la mayoría de los conductistas caninos están de acuerdo en que enseñar la inhibición gradual de la mordida es algo positivo.

Si ignorar al perro no funciona, y chillar no funciona, ¿qué se supone que hay que hacer? El primer paso no es una técnica en absoluto, sino un ajuste en las expectativas que tenemos de un cachorro pequeño.

¿Cuánto muerden los cachorros de labrador?

Los nuevos propietarios de cachorros suelen tener falsas expectativas respecto a ellos. Entre otras cosas, prevén que los mordiscos serán mínimos, que no dolerán mucho y que no irán acompañados de gruñidos. También prevén que evitar que un cachorro muerda será una cuestión rápida y sencilla. Ninguna de estas expectativas es cierta.

La mayoría de los cachorros muerden con fuerza, con frecuencia y gruñen ferozmente mientras lo hacen. Este ruido no es un signo de agresividad (ver Ayuda mi cachorro es agresivo). Conseguir que un cachorro deje de morder es un proceso, un viaje, ¡y puede ser temporalmente incómodo! Es importante aceptar que no hay ninguna forma garantizada de conseguir que un cachorro deje de morder inmediatamente De hecho, como hemos visto, la prevención de la mordedura (en lugar de la inhibición) puede ser algo malo en cualquier caso.

Supervisa a tu cachorro cuando esté con niños

Una vez que te hayas hecho a la idea de que este proceso llevará algún tiempo, que será algo gradual, tienes que pensar en cómo vas a proteger a los niños que puedan entrar en contacto con el cachorro. Esto es importante porque los niños pequeños pueden, tanto herir como ser heridos por pequeños cachorros que muerden.niños separados cuando no puedas supervisarlos de cerca.

Calme a su cachorro para que deje de morder

La siguiente prioridad es mantener a tu cachorro tranquilo. Los cachorros sobreexcitados muerden más fuerte y con más frecuencia que los cachorros menos excitados. Si tu cachorro es un mordedor muy entusiasta, no juegues con él de forma brusca ni brusca. Esto sólo hará que empiece a morder de nuevo. Hay muchas formas de interactuar con los cachorros sin jugar físicamente con ellos. Consulta nuestro artículo sobre cómo jugar de forma segura contu perro.

Qué hacer cuando un cachorro muerde

Cuando tu cachorro te muerda muy fuerte, actúa de inmediato, no esperes a ver si vuelve a hacerlo. Levántate Aléjate de él y retira completamente tu atención. Puedes intentar lo del chillido si quieres. Esto funciona bien con algunos cachorros. Espera que lo intente de nuevo. Prepárate para ello y repite tus acciones.

Si el cachorro te persigue, mordiéndote las piernas y los pies, pasa por encima de una puerta para bebés o mételo en su jaula durante unos minutos. Puedes leer este proceso con más detalle en este artículo: Cómo hacer frente a los mordiscos. Se trata simplemente de «enjuagar y repetir» hasta que el cachorro aprenda que los mordiscos fuertes son inaceptables.

Recuerde que a los cachorros les gusta masticar, y los cachorros a los que les están saliendo los dientes necesitan masticar algo. Aunque ni usted ni su ropa son juguetes adecuados para masticar, debe proporcionar a su cachorro alternativas, como los juguetes Kong.

Cómo evitar que tu cachorro muerda

Los puntos clave que hay que destacar son que morder es normal y que adiestrar a un cachorro no morder lleva tiempo. Detenga primero los mordiscos dolorosos, entonces Si lo que estás haciendo no funciona, probablemente sólo necesites ser más paciente y persistente. Si tus hijos están sufriendo, necesitas separarlos y supervisarlos.

Y no olvides unirte a nuestra comunidad para recibir ayuda y apoyo en esta difícil etapa del cachorro.

Más información sobre los mordiscos de los cachorros

Puede que los siguientes artículos le resulten útiles:

Más información sobre cachorros

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro

Consulta nuestra sección Cachorros de labrador para obtener más ayuda y consejos sobre cómo tratar a un cachorro mordedor.

Si desea una guía completa para criar a un cachorro sano y feliz, no se pierda The Happy Puppy Handbook. The Happy Puppy Handbook cubre todos los aspectos de la vida con un cachorro pequeño.

El libro le ayudará a preparar su casa para la llegada de su cachorro y a conseguir que tenga un buen comienzo con el adiestramiento para ir al baño, la socialización y la obediencia temprana.

¿Te estás rascando la cabeza sobre cómo evitar que un cachorro de labrador muerda?

Aunque tu cachorro parece muy mono mordiéndote los dedos, no es un comportamiento aceptable.

Afortunadamente, tengo 9 fantásticos Consejos para el adiestramiento de cachorros de labrador sobre cómo controlar los hábitos de morder de su Labrador.

Vamos a verlas.

9 consejos para que un cachorro de labrador deje de morder

Los Labradores Retriever son encantadores, juguetones y simpáticos. También son monos y tienen expresiones faciales adorables.

No es de extrañar que sigan encabezando la lista de los perros familiares más populares y que obtengan unos resultados excepcionales en adiestramiento de perros de terapia.

Sin embargo, los Labradores Retriever requieren tanto adiestramiento como cualquier otra raza.

Pueden ser dulces y amistosos, pero sin el adiestramiento adecuado para dominar su temperamento apacible, un cachorro de labrador puede convertirse en un perro adulto revoltoso.

Aunque morder pueda parecer inofensivo al principio, no debes fomentarlo ni permitir que se convierta en un hábito.

Veamos qué puedes hacer.

#1 Entender por qué muerden los cachorros de labrador

No crea que es el único propietario cuyo cachorro Labrador muerde o mastica.

Todos los cachorros lo hacen independientemente de su raza, especialmente cuando les están saliendo los dientes.

Morder y masticar es lo único que alivia el dolor de los dientes incipientes.

Además, los cachorros exploran el mundo a través de todos sus sentidos.

Se lo llevan todo a la boca para comprobar su sabor y si es comestible. Piensa en ellos como niños pequeños que sienten curiosidad por saber cómo funcionan las cosas.

Morder también es un rasgo natural en los Labradores Retriever.

Estos perros están programados para perseguir presas, metérselas en la boca y llevárselas a su dueño.

Como tales, los labradores son bocazas y les encanta tener algo en la boca, ya sean tus dedos o un juguete.

#nº 2 Distinguir los mordiscos juguetones de los agresivos

Cómo evitar que un labrador muerda también incluye saber cuándo tu cachorro está jugando y cuándo es agresivo de verdad.

Mucha gente piensa que un cachorro es agresivo cuando gruñe.

Sin embargo, morder, gruñir y chasquear forma parte de la manera en que los cachorros juegan con sus compañeros de camada.

A menudo luchan, persiguen y pelean, lo que ayuda a agudizar los instintos de su perro.

Por lo tanto, es normal que tu cachorro gruña cuando tira de tu ropa o muerde tus zapatos.

No significa que tu cachorro sea agresivo, sino que probablemente se está divirtiendo tanto que se está excitando demasiado.

Lo que tiene que preocuparte es una mirada dura, lamerse los labios, gruñir por lo bajo, tensar el cuerpo y levantar los pelos. Todo esto son señales de advertencia de que los mordiscos de tu cachorro son algo más que un juego.

#3 Aprende a jugar con tu cachorro labrador

A menudo los propietarios permiten que sus labradores jueguen con sus manos y luego se preguntan cómo conseguir que su cachorro labrador deje de morder.

Hay que establecer desde el principio que las manos y los pies no son juguetes. Diga con firmeza «¡No!» cada vez que su Labs intente mordisquearle los dedos.

Así es como se detienen los mordiscos de los cachorros antes incluso de que empiecen.

Además, evite que su cachorro labrador se excite demasiado durante el juego.

Cuando los cachorros se divierten demasiado, pueden reaccionar de forma exagerada y morder por excitación. Es difícil hacerles parar porque se están divirtiendo y están atrapados en el momento.

Presta atención a tu labrador cuando juguéis juntos y rompe el juego siempre que notes que tu cachorro se está excitando.

Espera a que se calmen y sigue jugando.

#4 Enseñar la inhibición de la mordida

Antes de entrenar a tu cachorro labrador para que no muerda, tienes que enseñarle a controlar la fuerza de su mordida.

Es lo que los especialistas llaman inhibición de la mordedura No es tan complicado como parece.

Los cachorros ya saben que deben tener cuidado al morder.

Lo aprenden cuando juegan con sus compañeros de camada y su madre.

Cuando un cachorro de labrador se pasa de la raya y muerde con demasiada dureza, el otro cachorro o la madre toman represalias gruñendo o huyendo.

De este modo, los cachorros jóvenes de Labrador entienden que tienen que morder con suavidad, o serían «castigados».

Deberías utilizar una técnica similar. Cada vez que tu cachorro labrador te mordisquee, deja de prestarle atención.

Eso significa no mirar a tu cachorro y no hablarle.

Algunos cachorros pueden estar tan excitados que pueden perseguirte.

Si eso ocurre, puede poner tu cachorro en su jaula durante unos minutos.

O puedes utilizar puertas para bebés y pasar por encima de ellas cada vez que el cachorro vaya detrás de ti.

No tires de tu mano cuando tu cachorro labrador te muerda.

Eso podría desencadenar el instinto de tu cachorro, y éste podría morderte con más fuerza. Espera a que el cachorro te suelte y aléjate.

Con el tiempo, tu cachorro entenderá que morder le castiga y que la única forma de obtener atención y recompensas es dejar de morder.

#5 Utilizar distracciones

Algunos cachorros de labrador pueden morder cuando los coges o cuando los acaricias.

En este caso, puede utilizar una distracción para evitar que su cachorro labrador utilice sus manos como juguetes.

Lo que quiero decir es que tienes una golosina o un juguete en una mano y acaricias a tu cachorro con la otra.

En el momento en que vea que su cachorro hace un movimiento para morder, ofrézcale el juguete o la golosina.

No necesitas muchos juguetes para mantener entretenido a tu cachorro labrador.

Unos buenos juguetes bastarán siempre que estén a la altura de los gustos de tu labrador.

#6 Entrene a su cachorro para que no reaccione a sus manos

Otra estrategia que puedes emplear cuando te preguntes cómo evitar que los cachorros de labrador muerdan es refuerzo positivo.

Vas a hacer que tu cachorro relacione tus manos con cosas buenas para que no tenga la tentación de morderlas.

Todo lo que necesitas son golosinas y mucha paciencia. Así es como se hace:

#El nº 7 demuestra aliviar el dolor de la dentición

Siempre que a tu cachorro de labrador le empiecen a salir los dientes, es de esperar que intente morderlo todo y a todos.

Eso es porque masticar/morder es lo único que ayuda con el dolor de la dentición.

Entonces, ¿cómo evitar que un cachorro de labrador muerda durante la dentición?

Deberías tener muchos juguetes para masticar para cachorros en dentición que tengan la textura adecuada para satisfacer las necesidades de dentición de tu labrador.

Redirige la atención de tu labrador hacia estos juguetes cada vez que muerda algo que no debería.

Además de esto, puedes considerar algunas golosinas congeladas para aliviar las encías irritadas de tu labrador.

Si la dentición se agrava, también puedes hablar con tu veterinario sobre algunos geles anestésicos.

#8 No castigue a su cachorro

A la hora de adiestrar a tu cachorro de labrador para que no muerda, debes utilizar el refuerzo positivo.

Eso significa recompensar el comportamiento que quieres que tu cachorro repita.

Utilizar la fuerza física o gritar es contraproducente.

Morder es algo normal para los cachorros, y no entenderán cuál es el problema.

Lo único que conseguirás es que tu Labrador se vuelva tímido a tu alrededor.

En lugar de gritar, intenta establecer su papel como buen líder.

Al fin y al cabo, los perros rara vez muerden a las personas a las que respetan.

#9 Implicar a la familia

Para evitar que un cachorro de labrador muerda, debe participar toda la familia.

Independientemente de la estrategia que utilices, será inútil si otros miembros de tu familia permiten que el cachorro juegue con sus manos o tire de la ropa.

Asegúrate de que todo el mundo conoce la forma correcta de reaccionar cuando tu cachorro labrador muerda y supervisa siempre que tus hijos jueguen con el cachorro.

Los niños tienden a ignorar las normas, y pueden acabar haciéndose daño.

No es difícil adiestrar a los cachorros de labrador para que no muerdan, pero hay que ser paciente y constante.

No te rindas ante las caras bonitas y los ojos de cachorrito de tu Lab.

Establece la regla de «las manos/pies no son juguetes» y cúmplela, pase lo que pase.

¿Qué te han parecido estos 9 consejos para que un cachorro de labrador no muerda? ¿Tu cachorro de labrador muerde mucho? Cuéntanoslo en los comentarios.

Los cachorros de labrador son la definición de monada Pero no siempre son los ángeles que parecen. ¿Qué puede hacer cuando su cachorro labrador adquiere el hábito de morder?

Estos adorables pequeños tienen algunos comportamientos no muy buenos, especialmente durante los primeros meses de vida, y uno de los principales es morder. Esos diminutos dientes de labrador no pueden mantenerse alejados del sofá, las almohadas, los zapatos o cualquier otra cosa que esté a su alcance.

Al principio, puede parecer adorable, pero puede ser molesto, sobre todo cuando tu cachorro empieza a destrozar cosas por tu casa o incluso empieza a morderte. Sigue leyendo para aprender algunos consejos valiosos sobre cómo educar a su cachorro labrador para que deje de morder .

¿Cuál es la causa de que un cachorro muerda?

Al igual que cualquier otro comportamiento travieso que pueda tener tu cachorro, conocer los factores desencadenantes de las mordeduras de cachorro es el primer paso para recuperar el control del comportamiento de tu amiguito peludo.

Es parte del crecimiento

Al igual que los bebés humanos, los perros también pasan por una fase de dentición como parte de su crecimiento y desarrollo. La dentición en los cachorros suele comenzar cuando tienen aproximadamente tres semanas de edad. A las seis semanas, estos pequeños ya tendrán los 28 dientes deciduos.

Cuando su cachorro tenga alrededor de 12 semanas de edad, empezará a mudar estos dientes, allanando el camino para que crezcan los dientes permanentes. Puede que note estos dientes por su casa, pero lo más probable es que su pequeño amigo peludo se los trague al comer.

Tu cachorro tiende a morderlo todo porque el proceso de dentición es bastante incómodo y doloroso, por eso morderá y mordisqueará cualquier cosa para intentar aliviar ese dolor. También es posible que notes que tu mascota babea en exceso y que no come mucho durante esta fase.

Su cachorro explora su entorno

Durante la etapa de socialización (que va de las 4 a las 12 semanas de edad), los cachorros tienden a morder y mordisquear como forma de explorar su entorno.

En esta etapa, su cachorro morderá cualquier cosa por curiosidad y para poner a prueba sus límites sociales. Por eso se recomienda empezar a adiestrar a su mascota para que deje de morder durante este periodo.

Ansiedad de separación

Los cachorros y los perros mayores que sufren ansiedad por separación suelen mostrar comportamientos destructivos, como morder en exceso. La ansiedad por separación se produce básicamente cuando su cachorro se agita, se pone ansioso o se deprime cuando usted se dispone a marcharse o ya se ha marchado.

Los cachorros con ansiedad por separación suelen morder, masticar e incluso escarbar puertas y ventanas en un intento de escapar de sus «jaulas» para seguir a sus dueños, lo que puede provocarles lesiones (como la rotura de dientes) si no se trata.

Su cachorro está cansado

Al igual que un bebé humano, los cachorros se ponen nerviosos e irritables cuando no duermen lo suficiente. Normalmente, los cachorros necesitan dormir entre 16 y 18 horas diarias. Cuando no duermen lo suficiente, pueden empezar a mostrar comportamientos destructivos, como morder en exceso.

Zoomies para perros

También conocidos como periodos frenéticos de actividad aleatoria (FRAPS), los zoomies caninos son explosiones ocasionales de energía en los cachorros que duran muy poco tiempo. Los cachorros que tienen los zoomies tienden a mostrar comportamientos como ladrar y morder en exceso, correr y dar vueltas, etc.

La falta de ejercicio es la principal causa de los «zoomies» caninos. Estos comportamientos destructivos son una forma que tiene tu cachorro de liberar esa energía reprimida que ha retenido durante bastante tiempo.

Cómo adiestrar a su cachorro de labrador para que deje de morder

Aunque los mordiscos de los cachorros son necesarios, sobre todo cuando le están saliendo los dientes de adulto, pueden resultar incómodos y peligrosos si no se tratan. A continuación se indican algunas formas de enseñar a su cachorro a dejar de morder.

Prueba la inhibición de la mordida

La inhibición de la mordedura es uno de los métodos más comunes que utilizan los propietarios de cachorros para adiestrarlos para que dejen de morder. Se trata simplemente de enseñarle a controlar la fuerza de sus mordeduras.

Por supuesto, no se puede adiestrar del todo a un cachorro para que deje de morder porque forma parte de su socialización. Normalmente, los cachorros se pican entre sí mientras juegan con sus compañeros de camada o con sus madres. Cuando su cachorro muerda demasiado fuerte a otro cachorro, éste chillará, asustándolo lo suficiente como para que lo suelte.

Puede aprovechar este comportamiento y enseñar a su perro hasta qué punto es aceptable morderle. Así, cuando su cachorro le muerda la mano o el dedo con demasiada fuerza, puede soltar un «¡Ay!» o un aullido agudo, indicándole que lo suelte.

Cuando te suelte, intenta ignorarlo durante unos 10 o 20 minutos y luego sigue acariciándolo y jugando con él.

Sin embargo, es importante no apartarse bruscamente de la mordedura del cachorro, ya que ello podría desencadenar su instinto de persecución y empeorar el hábito de morder.

También debe tener en cuenta que repetir el «proceso de morder y gritar» con demasiada frecuencia puede resultar ineficaz, ya que su cachorro puede pensar que está jugando, lo que refuerza el hábito.

Prueba a utilizar castigos positivos

Otra forma de adiestrar a tu cachorro para que deje de morder es utilizando el castigo positivo. Se trata de hacerle saber a tu perro que «se acabó el juego» cuando te muerde. Aparte de gritar cuando muerde, también puedes utilizar una voz tranquila pero firme para que abandone ese comportamiento.

Es importante recordar que no debes gritar ni chillar a tu perro cuando te muerda. A diferencia de los humanos, gritar a tu cachorro lo hace más hiperactivo y excitado, lo que empeora aún más el hábito.

Poner a tu cachorro en «tiempo fuera» también es una buena forma de entrenarlo para que deje de morder. Cuando tu cachorro muerda en exceso, puedes meterlo suavemente en su jaula durante un par de minutos hasta que se calme.

Sin embargo, es esencial utilizar este método con moderación para evitar que su perro desarrolle respuestas negativas.

Uno de los efectos más comunes del exceso de «tiempo fuera» es que el cachorro empiece a verlo como algo malo, lo que puede provocar que se ponga nervioso cuando vea que alguien camina hacia él, lo que puede ser peligroso.

También es esencial recompensar a tu cachorro cuando se calme y deje de morder, ya que ayudará a reforzar ese comportamiento positivo.

Redirija su comportamiento

Otra forma eficaz de hacer que tu cachorro deje de morderte es reorientar su impulso de morder.

Si su cachorro intenta morderle el dedo o la mano, puede apartárselo rápidamente antes de que lo haga y proporcionarle un juguete masticable para que lo muerda. De este modo, enseñará a su cachorro que morder la piel humana no es aceptable.

Proporcione a su cachorro un juguete para morder

Darle a su cachorro un juguete para morder le ayudará a aprender a concentrar sus ansias de morder en el juguete y no en usted o en sus muebles. Sin embargo, hay que tener en cuenta muchas cosas a la hora de comprar el juguete para morder ideal para su cachorro.

La más común es la intensidad de los mordiscos de su cachorro. Si observa que su cachorro destroza o destruye algo que muerde en cuestión de minutos, debería comprar un juguete mordedor de goma o plástico duro.

Cuando elijas un juguete para masticar, asegúrate de que sea del tamaño adecuado para tu cachorro: que no sea demasiado grande para que lo pueda transportar ni demasiado pequeño para que se lo trague y se le quede atascado en la garganta.

También es recomendable comprar un juguete con golosinas para tu cachorro. Estos juguetes te permiten esconder golosinas en su interior para despertar más interés. Este tipo de juguetes ayudarán a mantener a tu cachorro lo suficientemente entretenido como para que deje de morder los objetos de tu casa.

Permita que su cachorro socialice con otros cachorros

Organizar una cita para jugar con otros cachorros también es una buena forma de enseñar a tu cachorro a dejar de morder.

Como hemos mencionado antes, los cachorros se muerden y se pellizcan entre sí cuando juegan. Cuando un cachorro muerde demasiado fuerte al otro, grita, haciendo que el cachorro deje de pellizcar. Esta respuesta ayuda a su perro a aprender cuánta fuerza de mordisco es inaceptable.

Conclusión

Aunque los mordiscos de los cachorros son normales, pueden volverse peligrosos e incómodos a medida que crecen, por lo que se recomienda a los dueños de mascotas que aborden este comportamiento a tiempo mientras tengan la oportunidad.

Si sospecha que el comportamiento mordedor de su cachorro de laboratorio es excesivo o anormal, lo mejor es consultar a un profesional del comportamiento animal para que le ayude a adiestrar a su mascota.

Los cachorros de Labrador pueden ser deliciosamente divertidos, pero la vida con ellos también puede traer consigo algunos comportamientos no deseados, como los mordiscos y los mordiscos de los cachorros de Labrador.

Es una parte natural de tener un cachorro joven, activo y juguetón, y los labradores son conocidos por ser una raza de perro especialmente «bocazas».

Los cachorros de labrador tienen dientes afilados desde el primer mes de vida y, aunque son pequeños, pueden dejar huella.

Las mordeduras no deseadas de los cachorros pueden ser dolorosas para los humanos, así como para otras mascotas de su hogar que se vean afectadas por este comportamiento ligeramente doloroso de los cachorros.

Este es un comportamiento que usted querrá abordar cuando su perro es todavía joven, antes de que crezcan en tamaño (con dientes más grandes también).

¿Cómo corregir las mordeduras y los mordiscos de los cachorros de labrador sin que este comportamiento siga causándoles problemas a usted y a su perro?

A continuación, identificaremos las causas probables de los mordiscos y los mordiscos problemáticos de los cachorros, y le daremos tres soluciones para corregir suavemente el comportamiento no deseado de su cachorro antes de que este problema vaya a más.

Recuerde siempre que al educar y adiestrar a su cachorro debe ser constante, persistente y paciente.

Los cachorros pueden dar mucho trabajo, pero el trabajo que hagas ahora se notará cuando tu cachorro se convierta en un perro adulto bien educado.

Espero que estos consejos sobre cómo evitar que su cachorro muerda ayudado.

¿Y vosotros?

¿Tiene una cachorro al que le gusta morder ?

¿Qué has hecho para mantener a raya sus mordiscos?

Cuéntenos sus experiencias en la sección de comentarios.

Una nota final. Si hay algo que creo que deberías probar inmediatamente la próxima vez que tu cachorro empiece a morderte la mano sería…

Redirige el comportamiento bocazas de tu cachorro con un palito. Aún no hemos tenido un perro al que no le encantara su palito.

A mí siempre me ha funcionado cambiar mi mano por un palito. Además, tu cachorro disfrutará masticando su palito durante más de 10 minutos.

Con el tiempo, tu cachorro aprenderá:

Espero que le sirva de ayuda. Buena suerte con su cachorro. Avíseme si tiene alguna pregunta.

Causas de las mordeduras de los cachorros de labrador

Morder es una respuesta natural de la mayoría de los cachorros, especialmente de los Labradores Retriever. Es normal que su cachorro responda a su entorno llevándose a la boca cosas interesantes o sabrosas y mordiéndolas.

Parte de la vida temprana del cachorro

Si observa una camada de cachorros de labrador aún con su madre, se dará cuenta de que tanto los demás cachorros como la perra madre utilizan la boca para «comunicarse» entre sí.

Se trata de un comportamiento normal de los cachorros, y no es algo que deba preocuparle. La mayoría de los cachorros mostrarán mordeduras juguetonas como una etapa natural de su desarrollo.

Tanto los cachorros como la madre utilizarán la boca (y los mordiscos) para moverse o resolver problemas durante el juego o la comida.

Puede empezar a preocuparse cuando siga observando este comportamiento en un perro más mayor o cuando descubra que su cachorro juguetón le deja marcas o arañazos a usted (o a los miembros de su familia).

Recuerde que casi todos los cachorros juegan e interactúan de esta manera, y que se considera un comportamiento normal de cachorro. Lo que no quiere es fomentar que este comportamiento empeore o que continúe en un perro mayor donde se convierta en problemático.

A medida que el cachorro vaya creciendo (y haciéndose mayor), el comportamiento de morder y mordisquear debería reducirse de forma natural, pero algunos perros pueden necesitar cierto adiestramiento e intervención por su parte para corregirlo.

Los labradores crecen muy deprisa y aumentan de peso y tamaño considerablemente en los primeros 6 meses de vida, por lo que, naturalmente, a los propietarios de labradores les suele preocupar que sus cachorros sigan mordiendo o mordisqueando cuando se convierten en perros mucho más grandes.

Juguetón o excitable

Una de las causas de que los cachorros de labrador muerdan y mordisqueen puede ser su tendencia a la excitabilidad y su personalidad juguetona.

Los labradores son un tipo de perro muy bocazas. Han sido criados durante varios cientos de años para ser excelentes cobradores de campo y de agua que son expertos en llevar en la boca caza salvaje como pájaros, patos y otros animales.

También son perros muy activos, atléticos y juguetones, que son algunas de las razones por las que los Labs se han convertido en perros tan populares en los últimos 30 años.

Los labradores son perros muy excitables y a menudo enérgicos, rozando la hiperactividad, por lo que este entusiasmo y carácter juguetón puede dar lugar a mordiscos y mordiscos debidos al juego.

Un Labrador excitado o juguetón suele ir a buscar algo que llevarse a la boca cuando se siente juguetón, feliz o se divierte.

Un cachorro de labrador es más propenso a utilizar la boca para comunicarse cuando está excitado o jugando, lo que puede traducirse en mordiscos o mordiscos con la excitación o el exceso de entusiasmo.

Respuesta de miedo o estrés

Su cachorro de labrador también puede mostrar un comportamiento de morder o mordisquear en respuesta a una experiencia negativa con algo de su entorno. Pueden morder como reacción a algo que les asusta, como una persona hostil u otro perro.

Los labradores pueden responder con un mordisco agudo a otro perro que juegue de forma demasiado brusca o que se acerque a ellos fuera de su zona de confort.

Los cachorros de labrador que no han sido bien socializados desde una edad temprana son más propensos a reaccionar mordiendo y mordisqueando a otros perros (así como a las personas).

Si su cachorro de labrador está rodeado de extraños o se encuentra en un entorno desconocido, es posible que observe una mayor reactividad por su parte y más mordiscos o mordiscos de cachorro. En este caso, es posible que vea u oiga otros comportamientos como gruñidos, picotazos o enseñar los dientes.

Tenga cuidado al socializar a su cachorro, sobre todo al presentarlo a otros perros o a lugares (como parques caninos) en los que puede sentirse rápidamente abrumado por el entorno. No querrá desencadenar una respuesta negativa en su perro que se traduzca en mordiscos no deseados.

Tres maneras de evitar que un cachorro de labrador muerda

¿Qué puede hacer para disuadir a su cachorro de labrador de morder y mordisquear?

La buena noticia es que los labradores son una raza de perro muy inteligente que suele responder bien al adiestramiento en positivo de forma rápida y satisfactoria.

Su perro debería responder a las técnicas de adiestramiento en pocas sesiones, ya que los labradores suelen aprender rápido y les encanta complacer a los miembros de su familia.

Es importante dar a su cachorro Labrador formación coherente y clara para corregir suavemente cachorro problema morder, sin disciplina dura o causar miedo o daño a su perro.

El uso de métodos de adiestramiento severos o dañinos puede hacer que su labrador sea más propenso a morder por miedo, que es el comportamiento contrario al que desea adiestrar.

Vamos a repasar tres técnicas que puede empezar a aplicar hoy mismo para ayudar a reducir el problema de mordiscos y mordiscos de su cachorro labrador.

1. Corregir con un «no» claro y suave

El mejor método para hacer frente a los típicos mordiscos de los cachorros de labrador es corregir a su cachorro con una orden inmediata y clara de «No» cuando se dedique a morderle las manos u otros objetos que usted no quiera que muerda.

Algunos adiestradores sugieren que el cachorro grite o gima cuando le muerda la mano u otra parte del cuerpo, con el fin de comunicarle claramente que siente dolor y llamar su atención.

Puede hacerlo si lo prefiere, pero hemos comprobado que es igual de eficaz dar con firmeza la orden «No» y retirar la mano u otro objeto de la boca de su cachorro, y luego pasar al segundo paso.

Si tu cachorro está jugando contigo, puedes interrumpir el juego y darle la orden «No». No le grites ni le asustes.

Los labradores son perros dulces y normalmente sensibles y muy cariñosos que no necesitan una corrección severa o basada en el miedo. También suelen estar muy orientados a las golosinas y responden mejor a las técnicas positivas que a los métodos severos.

Si está buscando un lugar rápido para comenzar con técnicas de adiestramiento en positivo, hemos utilizado los métodos positivos de Zak George con gran éxito con Labradores, que puede encontrar en YouTube de forma gratuita aquí.

2. Redirija la atención de su cachorro

Después de dar la orden «No» a tu cachorro, redirige inmediatamente su atención hacia otra cosa que quieras que haga o en la que quiera concentrarse.

Esto puede consistir en redirigirles hacia otro objeto de su entorno o cambiar la actividad que se realiza con ellos.

Por ejemplo, puedes coger una pelota y empezar a jugar a buscarla, redirigir su atención hacia otro juguete o sacarlo a pasear.

Lo importante es desviar la atención del perro del objeto (o persona) que muerde o mordisquea.

Si ves que tu cachorro no puede ser reconducido rápidamente, o si sigue mordisqueando o mordiendo después de que tus intentos de reconducirlo hayan fracasado, puede que tengas que sacarlo del espacio.

Esto puede significar, por ejemplo, que tengas que llevarlos a su jaula o sacarlos al patio, o que necesiten tomarse un descanso de estar rodeados de otros perros y personas.

Si tu cachorro muerde por juego o excitación, esto le dará tiempo para calmarse un poco. También le enseñará que el tiempo de juego «se acabó» si tiene un comportamiento no deseado.

Puede que tenga que hacerlo varias veces hasta que su cachorro se dé cuenta, pero pronto aprenderá que la diversión se acaba cuando empieza a morder o a pellizcar.

Si muerden porque están agobiados, estresados o empiezan a enfadarse, sacarlos del espacio les dará tiempo para recuperarse y tomarse un respiro, por lo que es menos probable que muerdan o mordisqueen por miedo o estrés.

Mantenga la calma y la paciencia, y no le preste demasiada atención durante este proceso de reorientación, porque no querrá darle una razón para buscar su atención en el futuro realizando un comportamiento que está intentando extinguir.

3. Proporciónele juguetes adecuados para satisfacer su necesidad de masticar

Como los labradores son una raza muy bocazas, instintivamente quieren coger y llevarse cosas a la boca.

Aunque no le guste tener la mano en la boca, es mejor darles muchas opciones de otros objetos, como juguetes, que les resulten más cómodos de sujetar y llevar.

También ayudará a que sea menos probable que encuentren y destruyan otros objetos de su casa, como zapatos, ropa y muebles.

Tenga muchos juguetes para cachorros, como Nylabones, juguetes Kong y pelotas de tenis, para que su labrador los lleve, persiga y sujete. Vigile su estado y retírelos y sustitúyalos cuando estén demasiado masticados o desgastados.

Nuestros labradores adoran los juguetes rompecabezas que se pueden perseguir, hacer rodar y morder, y que también proporcionan estimulación mental a su perro. Tanto la estimulación mental y física como el ejercicio son fundamentales para controlar a un cachorro de labrador muy activo.

También puede suscribirse a servicios de suscripción como BarkBox, que le proporcionará una rotación de juguetes nuevos e interesantes para su cachorro de labrador en función de su edad y tamaño.

Es importante dar a tu cachorro labrador una salida adecuada a su necesidad de jugar, morder y cargar, en lugar de esperar simplemente que no quiera usar la boca.

Algunos labradores son definitivamente más bocazas que otros, y este comportamiento puede durar mucho más allá del primer año de vida. Asegúrese de estar preparado con un montón de juguetes que le den a su labrador algo que llevarse a la boca en lugar de su mano.

(Más información: 6 artículos imprescindibles para los nuevos cachorros de labrador)

Resumen: Lab Puppy Biting

Los mordiscos y los mordiscos de los cachorros de labrador son una parte normal de la vida de los labradores retriever. Se trata de un comportamiento natural de los cachorros jóvenes que también se puede observar como resultado del juego, la excitabilidad o una reacción al estrés.

Sin embargo, hay algunas cosas que puede hacer para reducir este comportamiento y enseñar a su cachorro a dejar de morder y mordisquear, especialmente cuando está cerca de personas y otros animales domésticos.

Utilizar métodos de adiestramiento correctos, redirigir la atención de su cachorro y proporcionarle alternativas seguras para morder y masticar le ayudará a acabar con el problema de los mordiscos de cachorro en su hogar. En poco tiempo, su Labrador habrá crecido y usted echará de menos los días de cachorro y recordará con cariño incluso esos pequeños mordiscos de cachorro.

¿Tienes un cachorro bocazas?

¿Su cachorro le mordisquea y destroza constantemente las manos, los pies, las piernas y los brazos?

Si esto le suena a su cachorro, ha venido al lugar adecuado.

Bienvenido a La guía definitiva para evitar que un cachorro muerda y mordisquee.

He criado 6 cachorros de perro guía y de servicio en entrenamiento ( ACTUALIZACIÓN : ¡ya vamos por 17 y contando! ), trabajó y adiestró a innumerables cachorros guía de entre 7 semanas y 18 meses, y también acogió a docenas de cachorros jóvenes.

Créeme cuando te digo que sé un poco sobre cachorros bocazas y sus pequeños dientes de daga.

He sufrido algunas heridas punzantes en mi tiempo. Sin embargo, cada pequeño mordisco ha sido realmente sólo una parte normal del comportamiento del cachorro y hay algunas cosas que he aprendido a hacer para ayudar a minimizar el daño a las manos, pies, brazos, piernas, torso y trasero sangrientos (no me han dado en la cara o la cabeza … todavía).

RECOMENDACIÓN RÁPIDA: Mis cachorros han sacado sangre con sus dientes muchas veces. El juguete para perros Milunova Pupr PalsTM es un juguete de peluche con forma de ardilla que ayuda a proteger tus manos de esos afilados dientes de cachorro durante el juego.

Cómo evitar que un cachorro muerda y mordisquee

Oímos estas preguntas todo el tiempo:

He aquí una cita exacta de uno de nuestros lectores:

…Mi mujer y yo acabamos de adoptar a una preciosa labradora amarilla. Stella tiene 8 semanas y media y hace poco más de una semana que la tenemos. Quiero hacerle algunas preguntas sobre lo que he leído en su página, ya que Stella nos está volviendo locos… Mordiendo. Además de morder, se ha vuelto más que mordaz. Demonios, un par de veces me ha mordido en la cara mientras la tenía en brazos. De nuevo, sin correcciones…o ignorar es ayudar…

-Papá de Stella

En realidad, esa era sólo una de la larga lista de preguntas que el padre de Stella tenía sobre Stella, la vivaracha cachorrita de labrador retriever de 8 semanas y media.

Así que la pregunta es cómo evitar que un cachorro muerda .

Un cachorro bocazas, mordedor y que pique es perfectamente normal y, de hecho, me sorprendería que no estuvieras experimentando algunos dolores de crecimiento con un cachorro que pique.

Como he dicho antes he estado criando cachorros durante un tiempo y algunos de los otros en mi grupo han sido criadores de cachorros durante más de 25 años y han criado una docena o más cachorros en el programa de perros guía.

Cada vez que los veo con un cachorro nuevo, inevitablemente veo pequeñas marcas de pinchazos como puñales en sus manos y muñecas.

Incluso un criador de cachorros experimentado suele acabar con algunos daños colaterales de estos juguetones cachorros guía.

Hay buenas noticias: la mayoría de los cachorros pueden ser entrenados para regular y minimizar sus mordiscos con bastante facilidad.

Puedes enseñar a tu cachorro a tener una boca suave y trabajar para enseñarle la inhibición de la mordedura.

Aquí tienes algunos consejos sobre cosas que puedes hacer para minimizar el número de pinchazos que recibes de tu pequeño vampiro… digo paquete de alegría 🙂 .

ACCESO RÁPIDO Si tienes problemas con el adiestramiento de tu cachorro, únete a nuestra lista de correo electrónico de Consejos para el adiestramiento de cachorros y obtén acceso instantáneo a nuestra Lista de control para nuevos propietarios de cachorros en PDF. PULSE AQUÍ .

Consejos para que el cachorro deje de morder

Una de las razones por las que los cachorros permanecen con sus compañeros de camada hasta que tienen 7-8 semanas es para que aprendan inhibición de la mordedura .

Si alguna vez has observado a una camada de cachorros jugando, probablemente te habrás dado cuenta de que algunos cachorros se ponen demasiado juguetones y muerden y mordisquean.

Cuando los cachorros juegan, se muerden y se mordisquean, el tiempo de juego se detiene cuando uno de los cachorros suelta un aullido y se aleja.

Con el tiempo, los cachorros aprenderán que morder demasiado fuerte pone fin al recreo y aprenderán a ablandar la boca. Al fin y al cabo, los cachorros nunca quieren que se acabe el recreo… ¿verdad?

Esto nos lleva a nuestro primer consejo sobre cómo evitar que un cachorro muerda:

1. Haz que tu cachorro piense que te está haciendo daño cuando te muerde soltando un aullido de cachorro.

Básicamente, está intentando reproducir el mismo comportamiento que uno de los otros cachorros de la camada.

Así que suelte un buen aullido para sobresaltar brevemente a su cachorro y deje de jugar con él. Esto enseñará a su cachorro que cuando muerde demasiado fuerte se acaba el tiempo de juego.

Terminar el tiempo de juego es clave cuando haces esto porque he visto y experimentado cachorros que piensan que el aullido es sólo parte del juego y si continúas manejando o jugando a veces se excitan más y vuelven con una mordida aún más fuerte.

2. Redirige los mordiscos de tu cachorro retirando lentamente la mano de su boca y sustitúyela por uno de sus juguetes para perros.

Esta es probablemente nuestra técnica favorita. Sea cual sea el objeto inapropiado que su cachorro esté mordiendo, ya sea la mano, el brazo, los pies o la cara (como en el ejemplo de nuestro lector), retire lentamente el objeto de las mandíbulas de su cachorro y sustitúyalo por su juguete para perros o mordedor favorito y, a continuación, déjelo solo para que juegue con su juguete durante un rato.

Hemos descubierto que es una buena idea tener muchos juguetes con texturas diferentes, ya que lo más probable es que su cachorro se aburra si lo único que tiene es un montón de peluches. Aquí tiene una lista de muestra de juguetes con texturas de nuestra colección:

Otros juguetes de peluche para perros – Los masticadores agresivos destrozan los juguetes de felpa en segundos. Nosotros le quitamos todos los juguetes de felpa a Dublín. Dos que usamos y recomendamos son Dragon Chew Guard Dog Toy que es un poco más duradero para ser un juguete de felpa y el Hide-A-Squirrel porque cuando los cachorros sacan las ardillas simula el destripado.

Nylabones – Nos gusta el Dura Chew Giant, pero te advertimos que esta cosa te dolerá si a tu cachorro se le cae en el pie descalzo.

Juguetes KONG – Si tiene un perro agresivo, pruebe el KONG Extreme, ni siquiera Dublín lo masticó (aunque he oído que otros perros sí lo han hecho).

Palos para intimidar – compramos los palitos de 6 pulgadas Best Bully Sticks (nos gusta más este tamaño para nuestros cachorros) a granel y aunque dicen que no tienen olor, siguen apestando… aunque no tanto como la mayoría de los que he probado. Incluso a mi perro quisquilloso, Linus, le encantaban sus palitos.

Masticables para perros Himalaya – otro favorito para redirigir el comportamiento mordedor lejos de sus manos. Tenemos tres perros haciendo el paquete de 3 Himalayan Dog Chews el tamaño perfecto.

Cornamenta de ciervo para perros – hemos oído hablar bien y mal de la cornamenta de ciervo y mi consejo es que lea sobre ella y decida si es la masticación adecuada para su perro.

3. Da una orden a tu cachorro

Si has estado trabajando en la obediencia básica, entonces darle una orden a tu cachorro a veces hará que deje de morder y entre en modo obediencia.

Enseñamos a nuestros cachorros de perro guía «Déjalo» muy pronto y una vez que saben lo que significa un rápido «déjalo» hará que se detengan.

Sin embargo, incluso decirle a tu cachorro «siéntate» o «abajo» (si conoce estas órdenes) puede acabar fácilmente con su mal humor.

4. Ejercite la mente y el cuerpo de su cachorro

Hay dos caras de la moneda: es importante que el cachorro haga mucho ejercicio, tanto físico (largos paseos, jugar en el jardín con él, etc.) como mental (trabajar en su adiestramiento y hacerle pensar).

Sin embargo, ¿has visto alguna vez a un niño demasiado cansado? Lo has adivinado, se comportan como locos, y lo mismo puede ocurrir con tu cachorro.

5. Pruebe a utilizar el spray de manzana amarga

Si su cachorro está de mal humor, rocíe un poco de Spray de Manzana Amarga en su mano y deje que ponga su boca en la suya.

La mayoría de los cachorros suelen dar unos cuantos mordiscos o lametones a tu mano y luego empiezan a golpearse las chuletas lamiéndose la papada tratando de averiguar de dónde viene ese horrible sabor.

La mayoría de los cachorros odian el sabor del Spray de Manzana Amarga, pero a algunos les gusta, por lo que esto no funcionará con todos los cachorros.

¡Una palabra más de precaución… si usted ya ha recibido algunas heridas punzantes de los pequeños dientes de vampiro de su cachorro entonces es posible que no desee obtener Bitter Apple en las llagas porque sé por experiencia que pica como el infierno!

Algunos consejos más sobre las mordeduras de los cachorros

Alrededor de los 4-5 meses, nuestros cachorros pierden todos sus pequeños dientes de daga y son sustituidos por dientes de adulto. También es alrededor de este momento cuando nuestros cachorros suelen dejar de morder.

Una palabra más para los sabios. ¡NUNCA ABOFETEE NI PEGUE A SU CACHORRO! Tu cachorro probablemente pensará una de dos cosas:

Si pegas a tu cachorro, lo más probable es que más adelante tengas problemas de comportamiento aún mayores.

Cada cachorro es diferente algunos de estos consejos pueden funcionar con su cachorro actual, pero no con su próximo cachorro.

Lo hemos experimentado de primera mano con Linus y Stetson.

Los aullidos hacían que Linus se excitara más y fuera más propenso a continuar con su comportamiento mordaz.

Por otra parte, el aullido parecía asustar y confundir a Stetson, que dejaba de morder bruscamente al primer aullido.

Si cree que su cachorro está siendo demasiado agresivo o ninguno de estos consejos le está ayudando, debe buscar un adiestrador de perros profesional certificado y concertar una sesión de adiestramiento en casa para que el adiestrador pueda experimentar el comportamiento de su cachorro de primera mano.

¿Cómo consigo que mi cachorro labrador deje de morderme?

Si su cachorro empieza a morderle, diga rápidamente «no» y sustitúyase por el juguete de tracción/masticar. Una vez que su cachorro se enganche al juguete, diga «sí» y elogie más. Enseñar a su perro a traccionar puede ser una gran manera de detener los mordiscos del cachorro. Sólo recuerde que estos comportamientos pueden requerir mucha práctica y tiempo para superarlos.

¿A qué edad dejan de morder los cachorros de labrador?

Por regla general, un cachorro de labrador dejará de morder a los 7 meses de edad. A esa edad, su cachorro tendrá todos sus dientes adultos y ya no morderá debido a la dentición. Aunque la dentición se detenga a los 7 meses de edad, su cachorro puede seguir mordiendo por otros motivos.

¿Por qué los cachorros de laboratorio son tan mordedores?

Los cachorros muerden porque les están saliendo los dientes, pero también muerden para jugar. Y suelen empezar a morder en serio una vez que el cachorro se ha instalado en su nuevo hogar, es decir, alrededor de las 9 semanas de edad. Salvo algunas excepciones, los cachorros dejarán de morder cuando tengan su dentadura completa a los 7 meses.

¿Cómo se disciplina a un cachorro de labrador?

Para disciplinar a un Labrador utilizar el refuerzo positivo para recompensar el buen comportamiento, como dar golosinas o juguetes. También se puede utilizar el refuerzo negativo, como retirar la recompensa por mal comportamiento. Nuestro objetivo es aumentar la frecuencia de respuesta en ambos métodos. La disciplina no es algo negativo.

¿Cómo conseguir que un cachorro de labrador deje de morder? – cachorro
Carlos
Revisión por expertos
Pregunta
¡Hola a todos! Me llamo Carlos y soy experto en perros y razas caninas. Siempre he sentido amor por los perros y he pasado muchos años estudiando y trabajando con ellos.
Recibí mi título en [Ciencia Animal/Medicina Veterinaria/etc.] de [Nombre de la Universidad] y desde entonces he trabajado en varios roles con perros, incluyendo como [veterinario/entrenador de perros/criador/etc.].
Tengo un amplio conocimiento de las diferentes razas de perros y sus características, temperamentos y necesidades únicas. He trabajado con una gran variedad de razas, desde pequeñas razas de juguete hasta grandes razas de trabajo, y tengo un profundo conocimiento de sus necesidades específicas y de cómo cuidarlas.
En mi trabajo con perros, también he desarrollado una fuerte comprensión del comportamiento canino y cómo entrenar y comunicarse con ellos de manera efectiva. Me apasiona ayudar a los propietarios de perros a crear fuertes vínculos con sus mascotas y proporcionarles los mejores cuidados posibles.
Me entusiasma compartir mis conocimientos y experiencia con los demás a través de mis escritos y espero ayudar a otros a aprender más sobre sus queridos compañeros caninos y a cuidarlos mejor.

Deja una respuesta